Sergi Ors juega contra sus ex compañeros de Marcet tras fichar por el CD Castellón y llegar a la Selección Valenciana.

Cinco años son toda una vida. Sobre todo en el fútbol. Y sobre todo cuando este lustro coincide con la etapa formativa más importante de un jugador. Lo sabe muy bien Sergi Ors, que entró en Marcet como Alevín y se fue como Juvenil. Un periodo que recuerda con cariño y que tuvo un final feliz por partida doble.

Sergi Ors sale al campo con la camiseta del CD Castellón en un partido contra el Villarreal CF.

“Los técnicos del CD Castellón me vieron el año pasado, cuando vinimos aquí a jugar con Marcet”, recuerda Sergi. “Les gusté, hice la pretemporada con ellos y me acabaron fichando”. Una buena noticia a la que se sumaría otra en cuestión de semanas, ya que el extremo izquierdo fue convocado por la Selección de la Comunidad Valenciana después de las primeras cuatro jornadas de Liga. Lejos quedan los tiempos en los que Sergi protagonizaba esta videoficha:

A finales de enero el jugador castellonense vivió una noche emocionante con su nueva camiseta al recibir la visita de sus ex compañeros de Marcet. “Tenía mucha ilusión para disputar este partido, porque era un reencuentro con mis amigos después de haber compartido cinco años de mi vida con ellos”. En estos cinco años, Sergi tuvo la oportunidad de enfrentarse a equipos como Atlético de Madrid, CA Osasuna, Getafe CF o Rayo Vallecano, como demuestra esta galería:

“En Marcet aprendí sobre todo el juego en equipo y el compañerismo, pero también a nivel táctico progresé muchísimo, y eso se nota en el campo”, explica Sergi. “Al comienzo participé en un curso intensivo, luego empecé a ir a Barcelona todos los fines de semana, hasta que al final decidí irme a vivir en la residencia”.

Marcet seguirá siendo su casa, como sus ex compañeros se encargaron de demostrar después del partido que les enfrentó, cuando le sumergieron de abrazos y palabas bonitas. Puede que en el futuro coincidan en más ocasiones, pero hoy Sergi es un jugador del Castellón, el mismo club donde empezó a jugar al fútbol de pequeño. Vaya donde vaya, parece que su destino es ser el hombre de la casa.

Compartir