¿Cómo afrontan el día los alumnos de la Academia de Alto Rendimiento? ¿Cómo se reparte su tiempo?

La temporada futbolística acaba de arrancar y el primer desafío al que se enfrentan los alumnos de la Academia de Alto Rendimiento Marcet es acostumbrarse a la nueva rutina. Es decir, vivir como un futbolista. A partir del amanecer, porque el día de un alumno Marcet comienza muy pronto.

Tras despertarse y tomar un pequeño tentempié, la primera cita del día es un entrenamiento. Y no podía ser de otra forma, ya que el fútbol tiene que ser el auténtico protagonista del día para los alumnos Marcet.

Después de la ducha, es tiempo de comer un buen desayuno en el comedor de la ciudad deportiva antes de centrarse en la parte académica del Programa MPEP.

Cada alumno sigue un programa académico distinto. Algunos van a colegios españoles, otros se dedican a estudiar idiomas y también hay quienes prefieren seguir el plan académico de su país y optan por estudios internacionales.

La salida de las escuelas es para muchos el momento de más alegría del día. Los chicos abandonan las aulas y se dirigen al comedor Marcet. Eso sí, los más pequeños tendrán otra sesión de colegio por la tarde.

Después de la comida, llega otra vez el momento de calzar las botas y afrontar la segunda sesión de entrenamiento por la tarde.

Mientras algunos se entrenan, otros estudian en las salas de la ciudad deportiva bajo la supervisión de sus tutores. Luego los papeles se invierten. A partir de las 20:00 horas los alumnos comienzan a cenar, para luego dirigirse hacia la residencia y descansar un rato antes de empezar un nuevo día.

Compartir