¿Cuáles son las claves que convierten a un futbolista en un jugador inteligente?

“En el fútbol no hay pastillas milagrosas”. Este ha sido el mensaje que J. Marcet quiso transmitir a los alumnos de los cursos intensivos de Alta Tecnificación. En un discurso de presentación dirigido a las familias, el presidente de la Academia ha hecho hincapié en que toda mejora tiene que pasar inevitablemente por el camino del aprendizaje. Un camino marcado por etapas concretas, en el que los alumnos descubren cada día algo nuevo sobre el mundo del fútbol, hasta llegar al objetivo de convertirse en jugadores inteligentes:

“Vuestros hijos están hoy aquí, en Marcet, porque queréis que mejoren su desempeño en el fútbol. Ellos también quieren mejorar, y durante este curso descubrirán los seis secretos que les ayudarán a fluir en su progresión.

      1. Lo primero que percibirán es que entre su nivel de habilidades actuales y las que sueñan tener en un futuro próximo, solo hay un camino: el aprendizaje.
      2. Durante el segundo día de curso, ya tendrán claro que el talento no es un regalo de la genética, sino una conquista del esfuerzo.
      3. El tercer día entenderán que un partido de fútbol no lo juegan 11 jugadores contra 11 jugadores, sino un equipo contra otro equipo, y que por tanto cada jugador tiene que aportar sus fortalezas al conjunto para conseguir el objetivo del grupo.
      4. El cuarto día descubrirán que todos los jugadores tienen fortalezas diferentes, que no hay un jugador igual a otro y que estas diferencias no hacen sino enriquecer al equipo.
      5. El quinto día estarán preparados para que les podamos ayudar a que se conozcan a sí mismos y empiecen a percibir qué tipo de futbolistas son. Entenderán que ellos no eligen sus fortalezas, sino que son las fortalezas las que les eligen a ellos. Así, descubrirán que alcanzarán la felicidad en el fútbol cuando aprendan a identificar y apreciar las fortalezas que realmente tienen, sin desear las que no tienen o las que tienen los demás. En lo que son buenos, tienen que ser mejores.
      6. El sexto día encontrarán el tesoro más preciado: entender que en el fútbol lo importante no es saber hacer las cosas, sino sacar ventaja de las cosas que ya saben hacer.

 

Un alumno a punto de golpear la pelota durante un entrenamiento en la Academia Marcet.
Un alumno a punto de golpear la pelota durante un entrenamiento en la Academia Marcet.

Eso significa que:

        • Hay que entender el juego del fútbol.
        • Una vez entendido, hay que ser capaz de tomar buenas decisiones.

Está calculado que, durante un partido oficial, un jugador tiene la disposición del balón en los pies durante dos o tres minutos como mucho. ¿Y qué tiene que hacer un futbolista en los restantes 88 minutos? La respuesta es clara: pensar. Pensar en cada momento del partido para ver, entender, decidir y ejecutar de forma rápida y eficaz. Eso quiere decir ser un jugador inteligente.

En Marcet no queremos cambiar el fútbol, sino potenciar a los jóvenes que cambiarán el fútbol: vuestros hijos”.

Compartir