Cuando se apuntó a su primer campus aún no tenía pasión por el fútbol. Hoy Adrián Dalmau juega en la Primera División holandesa.

Adrián Dalmau empezó a jugar al fútbol por casualidad. Cuando tenía siete años, recibió en su buzón un folleto de un campus y decidió probar. Al comienzo fue por curiosidad, pero la cosa le gustó y el ‘deporte rey’ comenzó a entusiasmarle cada vez más. A los 12 años, Adrián empezó a apuntarse a los cursos Marcet. Primero fue la Academies’ World Cup of Football de 2006. Después, varios cursos intensivos en Barcelona y una serie de experiencias formativas en el extranjero: Alemania, Bulgaria, Irlanda

Natural de Mallorca, Adrián tuvo que alejarse de su tierra para desarrollarse como futbolista. Después de su etapa en Marcet, defendió la camiseta de Real Madrid y Rayo Vallecano como Juvenil. A partir de ahí, empezó a escalar categorías hasta llegar a Segunda División. Jugó en equipos como el Espanyol B y el Numancia, y en la temporada 2016-17 pudo volver a casa tras fichar por el Mallorca. Pero tampoco se quedó mucho tiempo en la isla, porque su carrera estaba a punto de despegar.

Adrián Dalmau durante un entrenamiento con el RCD Espanyol.
Adrián Dalmau durante un entrenamiento con el RCD Espanyol.

Después del Mallorca vino el Villarreal B, y luego el salto a la Primera División holandesa. “El proceso de adaptación ha sido bueno”, comentó el hoy delantero del Heracles en una entrevista a Radio Marca. “Estoy gozando de la confianza del entrenador, que me está dando oportunidades. Me siento muy cómodo, porque tanto el club como la ciudad me han acogido muy bien. Mejor imposible”.

En los primeros partidos con su nuevo equipo, Adrián jugó todos los minutos. Su estreno en la Liga holandesa fue contra el Ajax. Un bautismo de fuego que el Heracles supo superar de forma brillante con un empate. “Hoy he cumplido el sueño que tenía cuando era un niño: debutar en la Primera División del futbol profesional. Un camino muy duro que ha valido la pena por vivir este momento en un escenario único! […] No se puede pedir más”, comentó Adrián, que en los siguientes cuatro partidos de la Eredivisie logró marcar dos goles.

Adrián Dalmau en su primer partido disputado en Primera División, contra el Ajax.

“La liga holandesa es competitiva y es ideal para los delanteros”, explica el mallorquín. “Los equipos suelen presionar muy arriba y dejan más espacios atrás. Yo soy rápido, y eso me viene como anillo al dedo. Además, en el estadio del Heracles se respira un ambiente espectacular. Siempre está lleno. Las gradas están muy cerca del césped y la gente aprieta desde el primer minuto. La afición te arropa mucho. Es un ambiente muy bonito, muy especial”.

Antes de ficharle, el Heracles siguió de cerca a su nuevo delantero en la fase de playoffs que Adrián disputó con el Villarreal B en la temporada 2017-18, cuando marcó 11 goles. El delantero español se quedó a las puertas del ascenso a Segunda División, pero tuvo igualmente su premio al ganar un billete para la Primera División de los Países Bajos. “Ahora hay que seguir en esta línea. En las dos últimas temporadas el Heracles se quedó a mitad de tabla. Pero hay un buen bloque. Tenemos que ser ambiciosos, no conformarnos. ¿Por qué no intentar entrar en la Europa League?”.

 

Compartir