Ahmed Elsawy, “feliz” tras recibir la llamada de la Selección Sub-18 de Egipto.

Ahmed Elsawy siempre ha tenido los pies en el suelo. Ahora el fútbol es su vida, pero de pequeño no soñaba con llegar al fútbol profesional. Todo cambió cuando firmó su primer contrato con El-Entag El-Harby, uno de los mejores equipos de Egipto, actualmente en la Premier League del país africano. “Entonces sentí que quería dedicarme al fútbol y que tenía que empezar a trabajar duro para lograrlo”.

“Así empecé a mejorar poco a poco”, recuerda el extremo izquierdo, que decidió viajar a Barcelona para poder medirse a rivales de alto nivel. También en mi país puedes jugar contra grandes equipos, pero no son más que siete u ocho. En España es distinto, porque aquí existen muchas más divisiones y en cada una de ellas encuentras clubes muy difíciles de superar”.

Ahmed Elsawy, durante un partido contra el Real Zaragoza.
Ahmed Elsawy, durante un partido contra el Real Zaragoza.

Tras una temporada en la Academia de Alto Renidmiento Marcet, Ahmed cambió su forma de jugar. “Lo que más ha evolucionado ha sido mi mentalidad, la forma con la que gestiono mis emociones durante un partido. En Marcet tengo a disposición a un psicólogo deportivo y todo está más organizado que en Egipto. Esa ha sido la clave”.

Las mejoras de Ahmed no pasaron desapercibidas en su país. “El 31 de diciembre de 2018 mi padre me llamó y me dijo que le había contactado el entrenador de la Selección egipcia, quien le dijo que quería contar conmigo para la siguiente concentración de la Sub-18“.

“La verdad es que no me esperaba recibir esa noticia”, recuerda el extremo, que este año pudo enfrentarse a rivales como Athletic Bilbao, Girona, Zaragoza, Huesca o Leganés. “Creo que me llamaron porque estoy en España, y saben que el nivel aquí es muy competitivo. Estaba tan feliz al recibir la noticia… Tuve sensaciones que ni me imaginaba que podía llegar a sentir.”

 

Compartir