Alan Godoy recibe la convocatoria de la Selección el mismo año en que se estrena con el Deportivo Alavés.

Se define a sí mismo como un delantero “diferente”. No le basta con meter goles. También valora la vertiente estética del fútbol y le gusta lucirse con “rabonas, tacones y ruletas”. Alan Godoy (Las Palmas, 04/05/2003) tiene personalidad, y lo demuestra dentro y fuera del terreno de juego. Acaba de fichar por el Alavés y de recibir la llamada de la Seleccíon española Sub-16, pero no se olvida de su etapa en Marcet como Infantil.

Pregunta.- ¿Cómo llegaste a la Academia de Alto Rendimiento?

Respuesta.- Un amigo mío que había estado en Marcet siempre me comentaba que había sido una de sus mejores experiencias. Así que decidí probar. Al comienzo fue un curso intensivo en verano. Luego me propusieron quedarme todo el año en el Programa Profesional. Con mi familia nos lo pensamos y al final decidimos que era una buena opción para mejorar.

P.- ¿Y mejoraste?

R.- Sí. Aprendí muchas cosas en el campo, fuera del campo, a nivel colectivo… Fue uno de los años en que más progresé tanto técnica como personalmente.

Alan Godoy durante un entrenamiento en la Academia de Alto Rendimiento Marcet.
Alan Godoy durante un entrenamiento en la Academia de Alto Rendimiento Marcet.

P.- ¿Cuál fue tu trayectoria después de esa experiencia?

R.- Después de Marcet fiché por el Atlético de Madrid. Luego por la UD Las Palmas y finalmente esta temporada me he estrenado con el Deportivo Alavés.

P.- ¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción en el fútbol?

R.- La convocatoria a la Selección. Desafortunadamente, sufrí una lesión justo dos días antes de la concentración y no pude acudir. Pero estoy seguro de que también estaré en la próxima convocatoria.

“si en un partido estás perdiendo y tus piernas no pueden más, entonces tiene que moverte el corazón”

P.- ¿Te ha costado mucho llegar hasta aquí?

R.- Han sido muchos sacrificios. Me fui de casa cuando aún era Infantil para seguir el Programa Profesional. Llegué a Barcelona a los 12 años, siendo todavía un ‘enano’.

P.- ¿Qué se necesita para tener éxito en el fútbol?

R.- La clave es el trabajo, día tras día. Si un día estás mal, el fútbol tiene que hacer que te sientas bien. Si en un partido estás perdiendo y tus piernas no pueden más, entonces es el corazón el que tiene que hacerte correr a por todas. Hace falta esfuerzo y constancia, siempre.

 

Compartir