Alex Millet decidió aplazar su fichaje por un gran club para seguir progresando como jugador y persona.

Cuando era un benjamín, Alex Millet estuvo a punto de fichar por el Valencia. Sin embargo, esa misma temporada hizo una prueba para Marcet y acabó participando en la Academies’ World Cup of Football. Lo que vio en verano le gustó y así decidió seguir en Barcelona. Eso significaba alejarse del Valencia, pero también apostar de forma clara por su formación.

“Quería aprender más y seguir progresando como jugador”, recuerda el defensa. “En Marcet empecé como benjamín de segundo año en 2013. Fue una temporada muy buena, tanto en lo personal como en lo colectivo. En los entrenamientos había una intensidad a la que no estaba acostumbrado. Aprendí mucho, sobre todo a nivel de técnica individual”.

Ese niño que vino a Barcelona para mejorar como futbolista jugaba entonces como mediocentro y Cristiano Ronaldo era su jugador favorito. Con el tiempo, Alex retrasó su posición hasta convertirse en un defensa completo, que hoy puede jugar tanto de central como de lateral. “Quizá me falte un poco de velocidad, pero destaco en el juego aéreo y me caracterizo por estar siempre bien posicionado”.

Alex Millet, con el brazalete de capitán durante un partido del Valencia.
Alex Millet, con el brazalete de capitán durante un partido del Valencia.

Alex, que había dejado Valencia por Barcelona, desandó su camino tras dos años de formación en Marcet. “En 2014 participamos en el torneo Primer Toque, en Castellón. El destino quiso que nos enfrentáramos al Valencia, y ahí fue cuando volvieron a fijarse en mí”. Tanto que en la siguiente temporada Alex se estrenó como jugador del equipo ché.

Después de completar tres temporadas en las filas del Valencia, Alex ha empezado este año defendiendo la camiseta del Alzira, en la Liga Preferente Cadete. Su ilusión sigue siendo “llegar a la élite” como futbolista, pero también quiere hacer una carrera universitaria. A estas alturas de su trayectoria personal y deportiva, ya nadie duda de su puntería a la hora de elegir qué camino formativo seguir.

 

Compartir