Álvaro Aguirre, delantero del Juvenil A del Rayo Vallecano, puede ocupar todas las posiciones del ataque.

“La verdad es que estoy muy contento de estar donde estoy. Por ahora estoy jugando y no me puedo quejar de mi situación en absoluto”. Así habla Álvaro Aguirre, delantero del Juvenil A del Rayo Vallecano, que se define como un jugador “polivalente”, capaz de ocupar todas las posiciones de arriba. “Mi mayor virtud es la potencia. Mi mayor defecto, el apartado defensivo”.

P.- ¿Cómo te enamoraste del fútbol?

R.- Me empezó a gustar de repente y sin motivo alguno. Empecé dando patadas a un balón con mi padre y ha acabado siendo mi sueño.

P.- ¿Por qué te apuntaste a los cursos Marcet?

R.- Tenía 14 anos y jugaba en el Alcobendas Levitt, pero nunca está de más aprender sobre lo que a uno le gusta. En Marcet hice dos cursos intensivos de verano, de una quincena de días cada uno. Aparte, fui a dos torneos que se realizaron en Castellón y en Oporto. Anécdotas tengo muchísimas, todo son buenos recuerdos y risas con mis ex compañeros.

“en marcet aprendí muchísimas cosas que a día de hoy me hacen ser el tipo de jugador que soy”

P.- ¿Qué sensaciones te causó el Método Marcet?

R.- Eran entrenamientos diferentes. Se enfocaban mucho en lo técnico y táctico. Conseguí aprender muchísimas cosas que a día de hoy me hacen ser el tipo de jugador que soy.

P.- ¿Cómo supiste  que el Rayo Vallecano quería ficharte?

R.- El director deportivo se lo comentó a mi familia y ellos se encargaron de decírmelo. Obviamente fue un día especial, ya que dar ese paso era lo mejor que me podía pasar. ¡Estamos hablando de un club como el Rayo Vallecano!

P.- ¿El fútbol te ha regalado otras satisfacciones?

R.- Aparte de fichar por el Rayo, en Alevín de segundo año conseguí ganar la liga autonómica. También me siento un privilegiado por haber jugado contra importantes equipos internacionales. Y por todos los amigos que he ido sumando gracias al fútbol, que no han sido pocos.

P.- ¿Objetivos futuros?

R.- Seguir aprendiendo, a corto y largo plazo. Y obviamente dedicarme al fútbol profesional mientras me saco mis estudios.

Compartir