Álvaro Fernández Calvo es el titular indiscutible de la Selección española Sub-17 y tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los grandes referentes del fútbol español.

Como otros muchos porteros de los más titulados clubes de España, también Álvaro Fernández Calvo quiso probar de primera mano la eficacia de la metodología Marcet. Conocía los Intensivos de Madrid, a los que acudió por primera vez con 10 años. Pero en 2012 y 2014, cuando el guardameta ya defendía la camiseta del Real Madrid, decidió acudir a la sede central de Barcelona durante el verano. Pocos meses después, los técnicos de la Selección Española se fijaron en él y le convocaron para un importante torneo que se disputaría en Moscú.

Desde entonces, Álvaro se ha asentado como titular indiscutible de la ‘Roja’. Tanto que ahora mismo está defendiendo los colores nacionales en la Copa Mundial Sub-17 que se disputa en la India. Una trayectoria impresionante para el actual cancerbero del Málaga CF, club al que llegó en 2016 tras cinco temporadas en el Real Madrid CF y tres en el Rayo Vallecano.

Natural de Arganda, Álvaro fue clave para que la Selección llegase a disputar el Mundial. Paró el primer lanzamiento de Alemania en la tanda de penaltis de la semifinal del Campeonato de Europa. Esa ‘mano’ permitió que España lograra no sólo la clasificación para la final, sino también el billete para la Copa del Mundo. En este vídeo, el portero de la Selección explica cómo afronta esta emocionante experiencia en la India:

Según la web Fútbol Juvenil, el portero madrileño “destaca por su agilidad y elasticidad”, pese a su más de 1,80 metros de altura. “Sobresaliente en la colocación y valiente en las salidas”, añade el portal del Real Madrid, subrayando también su habilidad con los pies.

Unas técnicas que, además que en sus equipos, también trabajó en Marcet. “Son entrenamientos muy intensos, y eso es justamente lo que necesito para estar preparado de cara a la temporada que viene”, afirmaba el joven portero en esta entrevista, realizada en la Ciudad Deportiva de la Fundación Marcet:

Diez años tenía Álvaro la primera vez que se enfundó la camiseta de Marcet. Lo hizo en Madrid, durante un Curso Intensivo de Navidad. “Conocimos a Marcet por medio de otras personas, así que a los 10 años decidimos apuntarle”, recuerda Luis, el padre del guardameta: “Posteriormente también estuvo en un curso de Verano en Barcelona. La experiencia fue muy enriquecedora y positiva, en todos los aspectos. Guardamos un gran recuerdo”.

Álvaro entra ahora en un periodo fundamental para su carrera deportiva. Tiene todas las papeletas para ser uno de los grandes referentes del deporte español en la próxima década. Y si sigue demostrando su calidad en el terreno de juego como la ha hecho hasta hoy, sin duda el fútbol le reservará una carrera profesional al más alto nivel.

 

Compartir