Ángel Blanco ficha por el Cadete A del Getafe: “Enfrentaré esta etapa con ganas y sin miedo”.

“En Marcet lo he aprendido casi todo, por no decir todo”. Las palabras de Ángel Blanco no sorprenden teniendo en cuenta su trayectoria deportiva. El hoy mediocentro empezó su andadura en Marcet a los seis años edad: “Antes fueron los cursos intensivos de Verano, Navidad y Semana Santa en Madrid. Luego, también el Curso Anual. Desde entonces no he dejado de ir. Y cuando no iba a Madrid, iba a Barcelona“.

A nivel de clubes, Ángel empezó a jugar en el Naya para luego pasar al Alcalá, equipo de la ciudad madrileña que le vio crecer. Ahí estuvo cinco años, hasta que un día, al acabar un entrenamiento, su entrenador se le acercó para comunicarle que el Getafe estaba interesado en él. Una excelente noticia para el mediocentro, que desde pequeño sueña con llegar al fútbol profesional.

“si quiero llegar tengo que hacer sacrificios, porque hay muchísima gente con el mismo sueño”

“Voy a enfrentar esta etapa con muchas ganas, pero sin miedo”, asegura el jugador madrileño justo después de una sesión de entrenamiento en Barcelona, donde también este año ha vuelto para preparar su estreno con el Cadete A del equipo azulón. “Tengo ganas de seguir mejorando, porque siempre es posible progresar. En concreto, necesito mejorar los controles y la izquierda”.

Ángel Blanco prueba una chilena durante un curso intensivo en Barcelona.
Ángel Blanco prueba una chilena durante un curso intensivo en Barcelona.

“Los clubes se centran más en trabajar estrategias y aspectos útiles de cara a los partidos del fin de semana. Pero en Marcet también se hace hincapié en la técnica, la preparación física, la toma de decisiones psicológica… Es un trabajo más completo“, explica Ángel, consciente de los sacrificios que tendrá que hacer si quiere llegar al fútbol de élite. Empezando por sus vacaciones, en las que tendrá que entrenarse para no llegar fuera de forma a su cita con el Getafe.

“Me iré a Las Vegas con mi familia. Hemos elegido un hotel con gimnasio y con un campo de fútbol en las inmediaciones. Me entrenaré con ilusión, porque el fútbol es lo que más me gusta, incluso más que las vacaciones. Estoy acostumbrado a hacer sacrificios. Siempre cuido mi alimentación y cada viernes veo a mis amigos salir por la noche, mientras que yo tengo que acostarme pronto. Si quiero tener posibilidades en el fútbol, es lo que tengo que hacer, porque hay muchísima gente que quiere hacer lo mismo que yo”.

 

Compartir