Arnold Barahona llega a la Primera División de Honduras tras fichar por el Real España.

“Ahora sólo pienso en lo que viene”. Eso afirmaba Arnold Barahona a finales de 2016, cuando una lesión le obligó a perderse el partido que enfrentó el Juvenil A de Marcet al Atlético de Madrid. Sin embargo, la decepción por no haber podido jugar un encuentro tan importante duró poco. Algunos días después de aquella expedición a la capital española, Arnold recibió una llamada de Honduras: “Estás convocado para la selección Sub- 17”.  Solo era el comienzo de un camino que le llevaría a jugar en la Primera División del país centroamericano.

“Arnold es uno de los mejores jugadores que han pasado por Marcet”, explica Alberto Martín, entrenador del joven futbolista durante dos años: “Cuando lo vi por primera vez en el Programa Profesional, me llamó la atención por su capacidad de hacer cosas distintas, de generar desequilibrio con el balón”.

Desde aquel verano de 2015 la progresión del mediapunta hondureño ha sido espectacular. Pero los éxitos nunca brotan por sí solos. La convocatoria a la Selección fue un premio al sacrifico de un adolescente que decidió dejar su tierra para empezar un camino marcado por el trabajo duro y la exigencia. Arnold había seguido los pasos de Jonathan Toro, otro hondureño que se apuntó al Programa Profesional Marcet y que acabó jugando en Primera División (en este caso, en Portugal).

“El haber estado en Barcelona fue importante para mi formación, porque en Marcet tuve la oportunidad de enfrentarme a grandes clubes”, recuerda Arnold.  “Eso me permitió competir a un gran nivel y aprender mucho, sobre todo en el aspecto táctico. También fue en Marcet donde entendí que para poder llegar a donde quería tenía que trabajar muy duro. En la Academia estuve rodeado de grandes profesionales, entrenadores y preparadores físicos que me ayudaron a mejorar cada aspecto tanto en el campo como en lo personal”.

“marcet me dio la oportunidad de enfrentarme a grandes clubes y aprender mucho”

Después de la llamada de la Selección hondureña, Arnold siguió dos años más en Marcet. Una vez terminado un ciclo formativo de tres temporadas, el mediocentro empezó a entrenarse con varios equipos portugueses y españoles, entre ellos el Leganés. Sin embargo, por cuestiones burocráticas no llegó a cerrar ningún fichaje y decidió volver a su país, donde se incorporó de inmediato a la disciplina del Real España.

Arnold Barahona con la camiseta de Marcet.
Arnold Barahona con la camiseta de Marcet.

“Empecé en las categorías inferiores, pero poco a poco fui subiendo hasta llegar al primer equipo y debutar en Primera División“, explica Arnold. “Ese día me sentí nervioso, pero también contento de haber cumplido un objetivo que siempre había anhelado. En Honduras hay mucho talento, no tenemos nada que envidiar a otros países en este sentido. Eso sí, en Europa hay mejores instalaciones, el nivel de los rivales es mayor y la formación se cuida más”. Y siendo la carrera de Arnold el resultado de esta formación, nadie mejor que él puede decirlo.

 

Compartir