Brandon Thomas, que ya debutó en Primera División con el Mallorca, está cerca de volver a la máxima división española con el Osasuna.

No tardó mucho en convertirse en el buque insignia del principal equipo de su región. Desde muy joven, Brandon Thomas Llamas supo abrirse un hueco en el RCD Mallorca y con el equipo bermellón llegó a debutar en Primera División en la temporada 2012-13. Seis años después, el delantero balear está a punto de volver a la máxima competición española con la elástica del Osasuna, equipo en el que milita desde el inicio de este curso.

En caso de ascenso, el club navarro -que lidera la clasificación de Segunda División y tiene las mejores papeletas para volver a dar el salto a LaLiga– tendrá que ejercer sobre Brandon una opción de compra obligatoria de 2 millones de euros. De hecho, el polivalente delantero balear -que destaca por su entrega, su rapidez y su gran definición ante la portería- llegó al Osasuna en calidad de cedido por parte del Stade Rennais, equipo de la Ligue 1 francesa que le fichó cuando el Mallorca bajó a Segunda B al final de la temporada 2016-17.

“no quiero olvidarme de los momentos malos, porque son los que más me han hecho mejorar”

“Ojalá pudiéramos lograr el ascenso que tanto deseamos”, comenta Brandon. ” Este año en Pamplona está siendo maravilloso, pero mi mayor satisfacción en lo que a fútbol se refiere sigue siendo mi debut en Primera con el Mallorca, que es el equipo de mi tierra, el que me lo ha dado todo. No sólo alegrías. También hubo momentos malos, y no los quiero olvidar, porque al final son los que más me han hecho mejorar como jugador y como persona. Como cuando estuvimos al borde del descenso, o cuando bajamos a Segunda B. De eso aprendí mucho, y por eso lo quiero recordar”.

Brandon también aprendió mucho en Marcet. “Conocí a la Academia gracias a un amigo. Fue una etapa muy bonita, en la que hacíamos varias actividades relacionadas con el trabajo de técnica individual. Jugué varios torneos, contra equipos tanto españoles como internacionales. Y participé varias veces en el campus de verano en Barcelona. Fue una experiencia magnífica y super útil, que me aportó muchísimo y me hizo aprender una barbaridad. No sólo a nivel técnico, sino también personal, porque hice muchísimos amigos, entendí cómo ser mejor persona, cómo compartir experiencias con los demás…”

Hijo de inglés y granadina, Brandon se enamoró del fútbol antes de llegar a Marcet. “Empezó a gustarme desde bien pequeñito. En la guardería ya jugaba con la pelota junto con mi hermano mellizo y puedo decir que este deporte me lo ha dado todo”, afirma el jugador mallorquín, que no se esconde a la hora de dar consejos a los que quieren seguir sus pasos: “Trabajo y sacrificio son importantes. Hay que saber escuchar, aprender a aprender, darnos cuenta de que nunca lo sabemos todo. Pero en etapa de formación sobre todo hay que divertirse. Saber disfrutarlo es clave para poder legar a estar arriba”.

 

Compartir