Caleb RubioCaleb Rubio ficha por el Houston Dynamo tras formarse durante cuatro años en la Academia de Alto Rendimiento Marcet.

El próximo 30 de julio Caleb Rubio empezará a jugar con el equipo Sub-18 del Houston Dynamo. Dejará su Honduras natal para vestir la camiseta de un club de la Major League Soccer (MLS) de EEUU. Pero su viaje no será directo. Y tampoco en línea recta. Para poder llegar a Texas, Caleb tuvo que hacer una escala de cuatro años en España, en la Academia de Alto Rendimiento Marcet.

“Llegué a Barcelona a los 14”, recuerda el mediocentro hondureño. “Fue una experiencia que marcó mi vida. Allí crecí como futbolista, pero también como persona. Me enseñaron cómo es la vida de un jugador profesional, la importancia de sacrificarse. En Marcet lo aprendí prácticamente todo. Desde lo técnico hasta lo táctico. Jugué contra equipos que nunca había imaginado poder afrontar. Estaba rodeado de excelentes profesionales: entrenadores, preparadores físicos, psicólogos… Fueron como mi familia”.

‘En Barcelona aprendí que saber correr es importante, pero lo es más saber correr con la pelota entre los pies’

Caleb tenía a Marcet en su destino. Su hermano Jonathan ya llevaba años en Barcelona cuando él emprendió su viaje a España. “Siempre quise estar allí, para mí fue un sueño poder formarme en una academia tan grande”, explica el mediocentro. “En Honduras hay mucho talento, pero faltan infraestructuras y más constancia en el trabajo. En Barcelona aprendí que es importante saber correr, pero aún más importante es saber correr con la pelota entre los pies. Sobre todo, aprendí que la disciplina es fundamental y entendí que muchos hondureños con talento no llegan al fútbol de primer nivel precisamente porque le falta actitud de profesional”.

El mediocentro hondureño no es precisamente un gigante en el terreno de juego. Pero eso no le impidió destacar sobre los demás. “Mi entrenador me dijo que no tenía que tener una gran envergadura para poder jugar bien. Siempre me enseñaba vídeos de futbolistas como Xavi e Iniesta para mostrarme cómo tenía que moverme en el campo y evitar los choques para poder sobresalir”.

Tras cuatro años en Marcet, Caleb estaba maduro. Sentía que había llegado su momento y decidió probar suerte en EEUU. ¿Por qué en Houston? “Había ido varias veces de vacaciones a esa ciudad. Envié un vídeo con mis jugadas al director deportivo del Houston Dynamo y en breve me llamaron porque querían verme. A comienzos de 2018 fui a probar con ellos durante 15 días. Me recibieron muy bien y me encantaron sus instalaciones “.

Cuando le comunicaron que la prueba había sido un éxito, Caleb sintió haber alcanzado uno de sus sueños: “Desde pequeño siempre he seguido el Houston Dynamo por televisión, porque hay varios jugadores hondureños en su plantilla. Pero nunca pensé que un día iba a terminar allí. Esta experiencia me hará crecer aún más como jugador y como persona. Tendré que aprovecharla al máximo para poder dar el salto definitivo al fútbol de primera línea. Esta oportunidad es una bendición, pero también un nuevo reto. Exactamente como los que afronté en Marcet”.

 

Compartir