La Federación Catalana de Deportes para Disminuidos Psíquicos celebra en Marcet su campeonato anual.

Un año más el fútbol ha vuelto a demostrar en Marcet todo su potencial integrador. La pasión por el ‘deporte rey’ une a millones de personas en todo el mundo sin importar el color de piel, la clase social o las condiciones particulares de cada persona. Esa misma pasión acaba de juntar en Barcelona a decenas de niños en el campeonato anual celebrado por la Federación Catalana de Deportes para Disminuidos Psíquicos (ACELL).

En el marco de su campaña para la promoción de valores en el deporte, la Fundación Marcet ha patrocinado por octavo año seguido un acontecimiento que proporciona a este colectivo una importante jornada de diversión deportiva. Los participantes disputaron partidos durante toda la mañana y recibieron sus medallas a primera hora de la tarde. En el acto de premiación tomaron parte tanto representantes de las autoridades locales como el presidente de la Fundación Marcet. Los mejores equipos del campeonato recibieron sus copas en un ambiente de alegría y compañerismo.

ACELL cuenta con un centenar de entidades activas -entre clubes federados y sus asociados- y más de 4.000 inscritos. Su presupuesto supera los dos millones de euros y la organización da trabajo a unas 40 personas. La Federación Catalana de Deportes para Disminuidos Psíquicos organiza cada año cuatro campeonatos correspondientes a otros tantos deportes: fútbol sala, atletismo, baloncesto y natación. Además, durante toda la temporada se disputa su liga de fútbol sala, también en las instalaciones Marcet con una periodicidad de 15 días.

Estos campeonatos destacan el valor más auténtico del deporte, que más allá de su vertiente competitiva puede y debe ser entendido como un instrumento de inclusión social capaz de llegar a todo el mundo. Éste es el principal cometido de la Fundación Marcet, que se traduce en proyectos como el curso de monitores adaptados o la formación pedagógica y ética de entrenadores. Unas iniciativas cuyo objetivo es fomentar la igualdad de oportunidades y la calidad de vida a través del fútbol.

Compartir