Marcet celebra una temporada histórica para el fútbol femenino con unas sesiones dirigidas exclusivamente a alumnas de entre 14 y 21 años.

Más de 60.000 personas acudieron este año el Wanda Metropolitano para ver el Atlético-Barça y batir el record mundial de asistencia a un encuentro de fútbol femenino. Sólo fue una de las muchas señales que han convertido la 2018-19 en una temporada histórica para todas las jugadoras y las aficionadas al ‘deporte rey’. Los medios de comunicación están mostrando cada vez más interés y los patrocinadores ya han dejado de dar la espalda a la ‘otra mitad’ del balompié. No es que el fútbol femenino haya dejado este año de ser invisible, sino que se ha convertido en un fenómeno capaz de movilizar grandes audiencias e importantes recursos económicos. Está en auge y su progresión parece tanto rápida como imparable.

A este contexto de evolución social y deportiva, Marcet aporta su granito de arena con un curso de verano dirigido exclusivamente a chicas de entre 14 y 21 años. Un campus de Alto Rendimiento que en la segunda quincena de julio pondrá la guinda del pastel a una temporada que puede marcar un antes y un después en la historia del fútbol femenino. No sólo a nivel profesional, sino también formativo.

EL FÚTBOL FEMENINO YA ES capaz de movilizar grandes audiencias e importantes recursos económicos

“Por fin está empezando a surgir interés por el mundo del fútbol femenino”, explica María Concha, ex alumna de la Academia Marcet . “Me encanta que cada vez haya más mujeres jugando. Hoy hay más apoyo y más interés. Pero cuando era pequeña las cosas eran distintas. En México siempre me tocó ser la única niña del equipo. O la primera, porque luego las demás sí que me seguían. Y eso aún me hace sentir orgullosa, porque siento que he impulsado un poco el fútbol femenino en mi país”.

Claudia Vázquez, madre de la portera, explica que cuando su hija llegó a Barcelona aún no había una liga femenina en México: «Sus entrenadores empezaron a preocuparse, porque no podía seguir jugando en un equipo masculino. En algunos torneos había que pedir permisos especiales para poder alinearla; en otros, no la dejaban directamente. Su desarrollo futbolístico ya se estaba frenando».

De ahí la decisión de que María se formara en Marcet. “En Barcelona maduré, llegué a comprender el fútbol de verdad y me di cuenta de la seriedad con la que tenía que enfocarlo”, recuerda la guardameta, que tras su experiencia en España llegó a la portería de los Gallos Blancos de Querétaro, equipo de la Primera División mexicana.

“Ahora sé que las dificultades son lo mejor Del deporte. Si no te superas a ti misma, nunca llegarás a nada”

Una historia similar vivió la jugadora rusa Maria Goncharova. En plena etapa formativa decidió dejar su país para dar un salto en su carrera deportiva. Pero no le fue tan fácil abandonar su zona de confort: “Decidí ir a Barcelona porque en Rusia el fútbol femenino empezó a desarrollarse hace muy poco. Allí la mentalidad es distinta, mientras que en España la actitud es más seria, todo el mundo intenta ayudarte y no hay ningún tipo de discriminación. Antes de llegar, me frenaba un poco el idioma y el miedo a que en Barcelona pudiera ser demasiado difícil. Era un reto para mí, pero quería subir de nivel. Ahora sé que las dificultades son lo mejor que hay en el deporte. Si no te superas a ti misma, nunca llegarás a nada”.

Para progresar, lo importante es no perder el tren de la formación. “Tú puedes tener cualidades, pero si no sabes desarrollarlas te puedes quedar en el camino”, comenta Yolanda Boix. Su hija, Berta Pujadas, es una de las jugadoras con mayor proyección en el panorama internacional. Actualmente defiende los colores del Espanyol y ya tiene en su haber un título internacional como el Campeonato Europeo Sub-17 que ganó con la Selección. Los frutos que está recogiendo Berta proceden de las semillas que sembró en su etapa formativa. “Le costó tener que abandonar Marcet, porque fueron unos años espléndidos bajo todos los puntos de vista”.

“Este verano queremos que nuestras alumnas entiendan que el balompié puede ser más que un simple hobby”

“Es importante que las chicas puedan ver la real proyección que hoy tienen en este deporte, es decir las oportunidades profesionales a las que pueden aspirar”, explica Joan Torres, coordinador de fútbol femenino en Marcet. “Este verano queremos que tanto nuestras alumnas como sus familias entiendan que el balompié puede ser más que un simple hobby para las chicas. Eso sí, habrá que sudar la camiseta. El curso de julio será exigente, no será un campamento de verano para pasar el rato. En Marcet siempre nos tomamos el fútbol por lo que es: una oportunidad de desarrollo personal y profesional.”

María Concha, María Goncharova, Berta Pujadas… Chicas como ellas -o como Sofía Fernández y Mia Soma– son las que han transformado la imagen del fútbol femenino en los últimos años. Lo han hecho apostando por una formación de calidad, abriendo caminos a base de esfuerzo y dando la cara para convertir sus sueños en realidad. Gracias a su trabajo de ayer, hoy el ‘deporte rey’ también es ‘deporte reina’.

¡APÚNTATE AQUÍ!

 

Compartir