La fortaleza mental es un elemento clave para todo futbolista que quiera alcanzar su máximo potencial.

Un torneo siempre es un reto. Y más cuando se trata de uno de los mejores campeonatos de fútbol base en España, como es el caso de la Oviedo Cup. “En una fase de formación es muy importante que nuestros alumnos vayan descubriendo cómo se tienen que comportar en un torneo, en una situación en la que pueden cometer pocos errores y tienen que mantener la máxima concentración”, explica Carlos Rivero, director técnico de la Academia de Alto Rendimiento Marcet”.

Una expedición de tres equipos viajó la pasada Semana Santa a Asturias para medirse a los mejores clubes españoles en las categorías de Cadetes y Juveniles. Un auténtico examen desde el punto de vista psicológico. “Un torneo de este tipo pone a prueba la fortaleza mental de los jugadores”, señala Rafael Rodríguez-Soler, director del Departamento de Psicología Deportiva de la Fundación Marcet: “Se trata de una situación especial, en la que hay que dar el máximo en un tiempo limitado y donde hay que hacer frente a situaciones nuevas e irrepetibles. Todo eso puede conllevar un desgaste en términos de concentración, presión o exceso de activación”.

La fortaleza mental es un elemento clave para todo futbolista que quiera  alcanzar su máximo potencial. Lo saben muy bien Juan David Corrales y Erik Aguado, que junto con sus compañeros de equipo supieron sobreponerse a una muy dolorosa derrota y acabaron levantando un trofeo en la Oviedo Cup. El vídeo al comienzo de esta página su experiencia en el torneo y de cómo se adaptaron mentalmente a las nuevas circunstancias que tuvieron que afrontar. Y esta galería es el resumen fotográfico del torneo tanto para el equipo de Erik y Juan David, como para los otros dos equipos Marcet que participaron en la Oviedo Cup:

Resumen fotográfico de nuestra experiencia en el Torneo Oviedo Cup durante la #SS17Marcet. Más fotos en Twitter: …

Publié par Marcet sur jeudi 20 avril 2017

Compartir