Optimizar el desarrollo muscular está al alcance de todos gracias a tecnologías de última generación y a un plan de trabajo específico.

Tener cuerpo de deportista es condición necesaria para llegar al fútbol profesional. Y a la hora de forjar un físico atlético y fibroso, la tecnología puede ser el mejor aliado. Gracias a una especial báscula de bioimpedancia pensada para deportistas de alto rendimiento, los preparadores físicos Marcet confeccionan informes completos y precisos sobre la condición de sus alumnos.

Este método de medición no invasiva se basa en las propiedades eléctricas de los tejidos. En pocos segundos, permite determinar la composición corporal de un futbolista. Pero no se trata solamente de discriminar entre porcentaje de grasa y de masa muscular. También se recaban datos sobre la edad metabólica, el índice de grasa visceral o la hidratación celular.

Hoja de ruta

A partir de estos valores, los preparadores físicos Marcet detectan posibles asimetrías corporales y elaboran una hoja de ruta detallada para corregir las descompensaciones. Para cada variable se confecciona un plan de trabajo completo y específico. El objetivo es eliminar asimetrías funcionales y optimizar el desarrollo muscular de acuerdo con la edad y los estándares del fútbol profesional.

El análisis de bioimpedancia es el primer paso para mejorar la composición corporal y ser más efectivos en el terreno de juego. Porque hoy tener un cuerpo de futbolista está al alcance de todos.

MÁS INFORMACIÓN

 

Compartir