Los cursos intensivos son un clásico de las vacaciones a todas las edades. ¿Pero cómo se puede sacar el máximo provecho a unos entrenamientos tan breves?

Para los más pequeños, son la mejor forma de obtener mejoras técnicas a corto plazo. Para los que se acercan a los 20 años, son fundamentales para recuperar el tono antes de la vuelta a la competición. Los cursos intensivos son un clásico de las vacaciones para futbolistas de todas las edades. ¿Pero es realmente posible alcanzar resultados en pocos días de entrenamiento? ¿Cómo se les puede sacar el máximo provecho?

“Cuatro días parecen pocos, pero hay que enfocar el trabajo en términos de horas”, asegura Rubén Martí, coordinador técnico de los cursos intensivos de la Fundación Marcet para menores de 14 años.”Cada día realizamos seis horas de entrenamientos técnicos, en los que tocamos aspectos básicos como la conducción, el control, el tiro, el pase, el juego de cabeza… Es un tiempo suficiente para que se noten resultados, aunque es importante no meter a todo el mundo en el mismo saco: los objetivos siempre tienen que ser individuales y replantearse día a día. Todo el mundo puede progresar, pero cada uno a su ritmo y en función de su nivel”.

Cada chico tiene su propia meta personal. Lo importante es detectar cuál es dicho objetivo y ayudarlo a conseguirlo o, incluso, a que se marque metas más ambiciosas”, explica la pedagoga Eva Franco. Eso sí, la actitud siempre es fundamental para aprovechar cursos tan cortos. “Los alumnos que muestran una excelente predisposición tienen los resultados garantizados”, asegura Martí: “Para sacarle partido a un curso intensivo hay que seguir en todo momento las indicaciones de los profesores. De nada sirve tener un buen nivel de partida si luego no se muestra interés en el campo“.

Imágenes de los intensivos de #Navidad16Marcet de Alta Tecnificación. Puedes ver más fotos en Twitter:…

Publiée par Marcet sur Mercredi 28 décembre 2016

 

El esfuerzo y el compromiso son fundamentales para destacar en el fútbol, a todas las edades. “Los que triunfan no son tanto los que caen, sino los que saben levantarse cuando están en el suelo”, añade Martí, subrayando la importancia de los valores en la formación futbolística: “La humildad es fundamental. Si uno cree que lo sabe todo y no acepta las críticas, entonces se pone en la condición de no poder aprender nada”.

“Hay que mentalizarse y saber que las exigencias son muy altas, porque siempre hay un proceso de adaptación al entrenamiento”, agrega Carlos Rivero, responsable de los cursos intensivos de la Fundación Marcet para mayores de 14 años. En esta franja de edad, el objetivo ya no es mejorar técnicamente, sino recuperar el nivel de trabajo antes de la vuelta a la competición. Si los más pequeños recuperan más rápidamente y no tienen este tipo de problema, el parón de las vacaciones sí puede pasar factura a los mayores.

“Los cursos intensivos son la mejor manera para recuperar el nivel de competición cubriendo ese periodo transitorio antes de la vuelta al trabajo con los clubes”, comenta Rivero. “Son como una pequeña pretemporada y pueden ser clave sobre todo para jugadores que han estado lesionados o que tienen competencia en su posición. Para ellos, volver a sus equipos en perfecta forma puede marcar la diferencia si lo que quieren es hacerse con un hueco en su club”.

Imágenes de los intensivos de #Navidad16Marcet de Alto Rendimiento. Puedes ver más fotos en Twitter:…

Publiée par Marcet sur Vendredi 30 décembre 2016

 

Para aprovechar al máximo de unas jornadas de entrenamiento tan intensas, también es indispensable evitar lesiones. Hay que prepararse con antelación. Los cambios bruscos de ritmo son la causa original de la mayoría de los problemas físicos que se registran en los cursos intensivos, sobre todo el primer día. Según la fisioterapeuta Vianca Ferrando, “es bueno que, antes de que empiecen los entrenamientos, los alumnos comiencen a aumentar la intensidad del trabajo de manera paulatina”. Sobre todo si vienen de un periodo de vacaciones, para que el cambio sea menos brusco.

¿Sería entonces mejor evitar por completo el descanso? “Para nada, las vacaciones son fundamentales”, señala Rivero. “Hay que desconectar, sobre todo a nivel mental. Es verdad que nunca hay que relajarse demasiado, pero sería un error no tomarse un periodo de vacaciones, porque el descanso es fundamental para recargar pilas y volver con la motivación al máximo”. Dos condiciones imprescindibles para poder aprovechar al 100% un curso intensivo de fútbol.

 

 

Compartir