Cristhian Abastoflor llega a la Selección boliviana y firma por un club de Primera División.

Cristhian Abastoflor no se acuerda de cuándo le empezó a gustar el fútbol. Era demasiado pequeño. “Tengo vídeos en los que estoy golpeando una pelota a los dos años”, cuenta el pivote boliviano, que a los cuatro ya se inscribió en una escuela de tecnificación. Lo que sí recuerda muy bien son las emociones que el fútbol le hacía vivir: “La mejor parte del día siempre era ver a mi madre con mi mochila en la mano, lista para llevarme a los entrenamientos”.

Pregunta.- ¿Cómo conociste a Marcet?

Respuesta.- Fue mediante un amigo que estuvo en la Academia de Alto Rendimiento un año antes que yo. Mi objetivo era luchar por mi sueño de alcanzar el fútbol profesional.

P.- Todavía es pronto para saber si tu ambición tendrá premio, pero de momento ya has firmado un contrato con The Strongest y te estás entrenando con la Selección boliviana Sub-18…

R.- El hecho de haber estado en Europa fue determinante, porque generó muchas oportunidades. Al volver pude ganarme la titularidad en mi equipo a los 17 años. The Strongest es un club de Primera División. De momento estoy jugando con las reservas, pero eso ya ha llamado la atención del cuerpo técnico de la Selección.

Cristhian Abastoiflor (primero por la izquierda) con la Selección boliviana Sub-18.
Cristhian Abastoflor (primero por la izquierda) con la Selección boliviana Sub-18.

P.- ¿Qué aprendiste durante tu experiencia en Barcelona?

R.- Mejoré tanto físicamente como psicológicamente. Volví a mi país con mucha más experiencia y mucha más confianza. Esto se lo debo a mis entrenadores y a los psicólogos deportivos que trabajaron conmigo en Marcet.

P.- ¿Encontraste un ambiente muy distinto con respecto a lo que estabas acostumbrado en Bolivia?

R.- La verdad es que sí. Todo era nuevo para mí, sobre todo no conocía la intensidad del fútbol europeo.

Cristhian Abastoflor durante una sesión de entrenamiento en la playa.
Cristhian Abastoflor durante una sesión de entrenamiento en la playa.

P.- ¿Qué te gustó más de esa experiencia en la Academia?

R.- El hecho de vivir el fútbol a tope en todo momento. Y fue muy importante sentir el cariño de mis compañeros, que también estaban lejos de su familia. Pasé las Navidades con ellos y se creó un vínculo muy especial entre nosotros.

P.- ¿Cómo ves tu futuro?

R.- Ahora estoy centrado en debutar a nivel profesional. Quiero seguir entrenándome al máximo para llegar a ser el mejor en lo que hago. Quiero mantener mi sitio en mi club y llegar a jugar en el primer equipo. Y tampoco me quiero olvidar de los estudios: este año he empezado mi carrera universitaria.

 

Compartir