Baptiste Dedola ficha por el Ajaccio tras convertirse en uno de los protagonistas de la World Cup.

Las primeras experiencias futbolísticas de Baptiste Dedola no fueron las mejores. “Tenía cinco años cuando empecé a jugar con mi padre”, recuerda el hoy jugador del Ajaccio. “Íbamos a un campo donde se reunía gente de todas las edades para disputar partidos. Los mayores siempre se cuidaban de no hacernos daño a los más pequeños, pero un día me llegó un buen pelotazo en toda la cara. Me quedé traumatizado y decidí que jamás volvería a jugar al fútbol“.

Cuatro años más tarde las cosas cambiaron. “De repente se me fue el miedo y decidí apuntarme al Cascol, un equipo de la región de Lyon. Luego pasé al Craponne, y a partir de entonces, no he vuelto a dejar ese deporte. Me gusta la sensación de tener que afrontar a los rivales”, explica Baptiste, que en el terreno de juego destaca por su polivalencia. Puede jugar tanto de delantero centro como de extremo o lateral. Es rápido, tiene un disparo potente y su fuerte es el uno contra uno.

El camino que llevó a Baptiste a Barcelona empezó en Turín. En la ciudad Italiana fue nombrado mejor jugador de un torneo en el que también participaba la Academia Marcet. Fue así que Baptiste empezó a acudir cada verano a la Academies’ World Cup of Football. “Tenía ganas de ver algo nuevo, de mejorar. Además, siempre me ha gustado viajar y ver el fútbol español”, recuerda el joven jugador francés.

“EN MARCET PARTICIPÉ POR PRIMERA VEZ EN UN Gran torneo y aprendí cómo actuar en partidos importantes”

En Marcet aprendí muchísimo. Sobre todo trabajé mis movimientos en el campo. Entendí la importancia de correr no solo para recuperar la pelota, sino también para impedir que los rivales puedan avanzar. También trabajé a nivel técnico, mejorando sensiblemente los regates y mi pierna izquierda. Pero la mejor experiencia  fue ganar la World Cup… Era el primer gran torneo en el que participaba, y allí aprendí cómo actuar en partidos importantes. Fue una experiencia muy enriquecedora también por la presencia de equipos de todo el mundo. Me acuerdo de que cada vez que me salía un regate o marcaba un gol, el comentarista del torneo me apodaba ‘El increíble francés’“.

Baptiste Dedola en uno de sus últimos partidos con el Craponne.
Baptiste Dedola en uno de sus últimos partidos con el Craponne.

Después de varias experiencias en Barcelona, Baptiste no tardó mucho en encontrar un equipo de nivel. Primero fichó por el Bastia. Luego por el Ajaccio, club de Segunda División donde sigue en la actualidad. “Esto me permite competir al más alto nivel. Ahora juego en el equipo Sub-19 y en nuestro grupo nos enfrentamos a clubes como Monaco, Niza, Saint-Étienne, Montpellier…”

La temporada 2019-20 ha empezado bien para el Ajaccio. Tanto para el primer equipo como para el Sub-19, ya que ambos están en las primeras posiciones en sus respectivas clasificaciones. “Los resultados están llegando, pero también estamos jugando un buen fútbol. Quiero llegar al primer equipo cuanto antes y devolver a ese club todo lo que me ha dado hasta ahora“.

 

Compartir