Diego Kochen celebra su llegada a la portería del Barça: “Es un honor y una responsabilidad”.

Diego Kochen siempre quiso ser portero, pero le costó convencer a sus entrenadores para que le pusieran en esa posición. “Comencé a jugar a los 5 años, pero no fue hasta los 8 que me estrené como guardameta”, recuerda el joven futbolista de Miami. “Lo único que tengo en mi memoria de cuando era pequeño es que quería ponerme en la portería. Tuve que insistir mucho y al final mi entrenador me dio la oportunidad de participar en un torneo como arquero suplente. Sin embargo, el titular se enfermó justo antes de la competición, y acabé sustituyéndole. Todo lo demás es historia”.

Una historia que se acaba bien, con Diego en la portería de los Cadetes del FC Barcelona. “Llegar a este club ha sido una experiencia excepcional. Valoro inmensamente el apoyo y el trato del Barça en todos los aspectos. Es lo mejor que me ha pasado en la vida“, explica el guardameta estadounidense, que llegó al club azulgrana tras pasar por la Academia de Alto Rendimiento Marcet.

Pregunta.- ¿Cómo llegaste a España?

Respuesta.- Estaba jugando en el West Pines United, en Florida, cuando el padre de uno de mis compañeros organizó un viaje a Madrid para asistir al ‘Clásico’, hacer turismo y también jugar varios partidos amistosos. Allí surgió la oportunidad de desplazarnos a Barcelona para enfrentarnos a un equipo Marcet. Además del partido, como parte de la visita también tuvimos unas sesiones de entrenamiento que aún recuerdo muy bien. Todos quedamos muy impresionados y mi padre decidió empezar a apuntarme a los cursos de esta academia.

“mi estaNCIA en Marcet fue una experiencia única. Fue un trabajo de muchO esfuerzo y dedicación”

P.- ¿Cómo fue tu recorrido en Marcet?

R.- Comencé en 2016 con los campus de verano en Barcelona. Luego seguí participando en varios cursos intensivos e incluso en torneos internacionales en Suiza, Italia, Rumanía y Alemania.  Hasta 2018, cuando mi familia decidió mudarse a Barcelona por cuestiones de trabajo. Eso permitió que mi hermano y yo nos pudiéramos apuntar al Programa Profesional, donde estuve hasta mayo de 2019.

P.-  ¿Cuáles fueron las experiencias más significativas de ese periodo?

R.- La verdad es que toda mi estancia en Marcet fue una experiencia única. Tengo excelentes recuerdos.  He vivido muchas cosas bonitas, desde hacer amigos de países tan diferentes, hasta los viajes y los torneos internacionales.  Pero quizá lo más importante fue competir y ganar la liga logrando subir de categoría. Fue un trabajo de muchas horas diarias, mucho esfuerzo y dedicación. No solo por mi parte, sino por parte de todos mis compañeros y también de los entrenadores, especialmente Rubén Yegba, responsable de porteros.

P.-  ¿Qué aprendiste en Marcet?

R.- ¡Muchas cosas!  Mejoré en muchos aspectos técnicos, tácticos y emocionales.  Recuerdo las horas pasadas trabajando para mejorar el juego aéreo, las estiradas, los tiempos de reacción…  También todo el apoyo adicional que recibí fuera del campo me ayudó muchísimo a entender la esencia de la posición del portero, la responsabilidad y lo importante que es la visión del juego. Sobre todo, entendí que la única forma de mejorar es con constancia, disciplina y dedicación.

P.-  ¿Cuándo supiste que el Barça estaba interesado en ti? ¿Cómo te notaron?

R.- La verdad es que no sé dónde y cuándo los ojeadores del Barça se fijaron en mí, pero debió de ser en alguno de los partidos que hice con Marcet. Lo que sí sé es que fui el último en enterarme del interés del Barça, ya que mis padres no me lo comunicaron hasta el final. Finalmente me lo dijeron en casa, justo después de un entrenamiento en Marcet. Evidentemente sentí una alegría muy grande. ¡No me lo podía creer! Me quedé mudo por unos minutos. Formar parte del mejor equipo del mundo es como un sueño. Es un honor, pero también una gran responsabilidad.

P.- ¿Cuáles son tus objetivos ahora?

R.- Mis principal objetivo es seguir trabajando durísimo, aprendiendo cada día para mejorar y poder permanecer en el FC Barcelona.

Compartir