El entrenador personal aprovecha los tiempos muertos de cada sesión para corregir al alumno de forma inmediata y efectiva.

Ayudar al jugador a alcanzar sus objetivos deportivos y hacer que se sienta lo más cómodo posible durante los entrenamientos. En eso consiste el trabajo del entrenador personal, un servicio que Marcet pone a disposición de todos los alumnos que quieran avanzar a pasos agigantados hacia la excelencia futbolística.

“Nuestro objetivo es que el jugador mejore su rendimiento individual”, explica Jesús Sánchez Requena, entrenador personal durante los cursos intensivos de verano en Barcelona. “Al comienzo de cada sesión, siempre nos reunimos con el técnico del alumno para saber en qué aspectos tenemos que hacer hincapié para fomentar su desarrollo futbolístico”.

“Con UNA TABLETA es mucho más fácil decir AL JUGADOR qué tiene que hacer para alcanzar SUs objetivos”

El ‘arma’ utilizada por los entrenadores personales Marcet es una tableta, con la que graban todas las actividades del alumno que tienen asignado. “Es un recurso que nos permite enseñarle de forma inmediata lo que está realizando en el campo. Con las imágenes -sobre todo en cámara lenta- es mucho más fácil decirle en qué se está equivocando o qué tiene que hacer para alcanzar los objetivos marcados”.

¿Pero cuándo el alumno puede ver las imágenes e interactuar con el entrenador personal? “En las propias sesiones de entrenamiento o en los partidos mismos”, contesta Sánchez. “No queremos sacarle de la dinámica de grupo y montar una sesión aparte para él. Lo que hacemos es aprovechar cualquier descanso para enseñarle los vídeos e ir corrigiéndole sobre la marcha”.

“Queremos SABER cómo se siente DENTRO Y FUERA DEL CAMPO PARA QUE SU estancia SEA más cómoda”

De esta forma se anulan los tiempos muertos. Cada segundo de inactividad se utiliza para entablar una conversación con el jugador, que también ofrece su punto de vista y expresa sus dudas. No sólo deportivas: “Al estar todo el día con el alumno, también hay espacio para cuestiones más generales. Queremos motivar al jugador, saber cómo se siente dentro y fuera del campo, averiguar todo lo que podamos para hacerle la estancia en Marcet mucho más cómoda”.

“No es lo mismo estar sólo en el grupo que tener una persona detrás de ti marcándote las diferentes pautas que tienes que seguir”, añade Sánchez, que también utiliza las imágenes grabadas con su tableta para preparar un detallado informe final en formato vídeo. “Así el alumno puede seguir chequeándolo y continuar aprendiendo desde su casa”.

Compartir