Marcet colabora con países en vías de desarrollo futbolístico a través de un programa de becas para jugadores y entrenadores.

Malta y el Líbano acaban de sumarse al listado de países cuyas federaciones de fútbol colaboran de forma oficial con Marcet. La Fundación de nuestra escuela de fútbol lleva 10 años trabajando con Asociaciones Nacionales de los cinco continentes con el objetivo de potenciar la práctica del balompié en todo el mundo. Se trata de un programa de becas que hoy está concertado bajo el paraguas del proyecto europeo Erasmus + y que se estipula con países en los que el ‘deporte rey’ aún está en vías de desarrollo.

Esta iniciativa se hace posible gracias a la experiencia internacional desarrollada en los últimos años por Marcet, presente en 28 países con iniciativas de distinta envergadura. A día de hoy ya han disfrutado del programa de becas de nuestra Fundación jugadores y/o entrenadores procedentes de países como Indonesia, República Dominicana, Singapur, Pakistán, Corea del Norte, Georgia o Kazajistán, entre otras naciones. Este año, además de los mencionados acuerdos con Malta y el Líbano, también se está trabajando con países como Irán, Perú, Japón, o China.

Dentro del Programa de Becas Marcet, el proyecto Erasmus + tiene sus características específicas. Ante todo, está dirigido específicamente a las Federaciones Nacionales clasificadas entre los puestos 150 y 206 del Ranking FIFA. Además, prevé que los jugadores que se acojan a este plan hayan sido internacionales con la selección de su país. Con estos requisitos, cada federación puede aplicar a una beca que permite a dos jugadores menores de 18 años formarse en la Academia de Alto Rendimiento Marcet durante cuatro semanas.

Paraguas comunitario

El Programa Erasmus + está pensado para fomentar el intercambio y la transferencia de conocimientos y competencias relacionados con el deporte y la actividad física. Fundación Marcet es una de las entidades que reúne los requisitos impuestos por la Comisión Europea para cumplir con este objetivo de cooperación académica, deportiva, cultural, tecnológica y logística.

No sólo los jugadores, sino también los entrenadores pueden acogerse a este programa, aunque con un plan formativo de dos semanas. En ambos casos, se trata de aprovechar el ‘know how’ de una academia de prestigio como Marcet para contribuir al desarrollo futbolístico de países que aún tienen mucho margen de progresión y que se encuentran aislados de las redes que conectan las potencias mundiales del ‘deporte rey’. Un proyecto en el que el aprendizaje del fútbol inteligente no prescinde de los valores humanos y cuyo fin es proporcionar empleabilidad futura dentro y fuera del mundo del balompié.

 

Compartir