Han Kwang-song ficha por la Juventus tras convertirse en el primer norcoreano en marcar un gol en la máxima división italiana.

Cuando Han Kwang-song marcó de cabeza contra el Torino, dejó un gol para la Historia. Era la primera vez que un jugador de Corea del Norte marcaba en la Serie A italiana. Todo un hito para el entonces delantero del Cagliari, que con 18 años consiguió vulnerar nada menos que la portería de Joe Hart, portero de la Selección de Inglaterra, y abrirse camino hasta llegar a vestir la camiseta de la Juventus.

El fichaje de Han por parte de la ‘Vecchia Signora’, el más poderoso club italiano, es la guinda de una trayectoria imparable que ha dejado boquiabierta a la prensa italiana y europea, pero que no sorprendió a nadie en la Academia de Alto Rendimiento Marcet, donde el delantero se formó durante un año.

Han Kwang-song, en su presentación con la Juventus.
Han Kwang-song, en su presentación con la Juventus.

“Todo empezó cuando los norcoreanos hicieron una gira por toda Europa para buscar la mejor escuela para sus jóvenes futbolistas”, recuerda José Ignacio Marcet. “Al final eligieron nuestra escuela, porque no querían grandes marcas sino aprender realmente a dominar el fútbol”. En 2013, el presidente de la Fundación Marcet viajó a Pyongyang con un grupo de técnicos para elegir a 18 chicos con posibilidades reales de progresar. La expedición llegó a Barcelona en el otoño de ese mismo año.

Para Han y sus compañeros los comienzos no fueron fáciles. “Gestionaban muy mal el error”, explica el presidente Marcet. “Ellos entendían que lo normal era ganar. Por eso, tuvimos que explicarles que el error es fundamental en el proceso de aprendizaje y es un elemento clave para llegar al éxito. Semana tras semana, empezaron a cambiar de mentalidad, se fueron relajando y entraron rápidamente en la dinámica cultural de España. Los futbolistas que llegaron no tienen nada que ver con los que se fueron. Creo que hemos metido una palanca en ese bote cerrado que es Corea del Norte”.

Han Kwang-song, durante una sesión de entrenamiento en Marcet.
Han Kwang-song, durante una sesión de entrenamiento en Marcet.

La adaptación de Han al fútbol europeo quedó demostrada con sus actuaciones en el Cagliari. “Aquí me siento como en casa”, dijo el delantero tras su histórico gol contra el Torino. “Estoy muy contento y doy las gracias al entrenador, a mis compañeros y al club”. Un club que decidió apostar por un joven de 18 años para su primer equipo. Los directivos del Cagliari no lo dudaron, conscientes de que “el regate, el instinto goleador y la visión del juego son sus principales características”.

Algo que quedó claro en los Campeonatos Asiáticos Sub-16 de 2014, que se celebraron pocas semanas después de que la expedición norcoreana abandonara Barcelona después de haber cumplido su ciclo formativo. La competición fue un escaparate de lujo para el canterano Marcet, que marcó cuatro goles y se convirtió en la auténtica estrella del torneo llevando a su país al triunfo tras una histórica final contra Corea del Sur.

Lo que pasó después de los Campeonatos Asiáticos es historia reciente. Han acabó en la agenda de varios clubes europeos como Ajax, Genk o Fiorentina. Al final fue el Cagliari el que logró ficharle en la primavera de 2017. En cuestión de semanas, Han no tardó en demostar lo que vale en un campeonato tan exigente para los delanteros como es la máxima división italiana, lo que llevó a los ojeadores de la Juventus a seguirlo de cerca.

Tras jugar un par de temporadas como jugador cedido al Perugia -equipo de Segunda División en el que Han se estrenó a lo grande, marcando un ‘hat trick’ contra el Virtus Entella en la primera jornada- el delantero norcoreano firmó finalmente con el prestigioso club de Turín. Según la prensa especializada, “de esta manera la Juve le abre las puertas a un futbolista de 20 años que, por el momento, jugará en el filial, pero que atesora un gran futuro y que ya demostró estar capacitado para hacer historia”.

 

Compartir