Ibrahim Khalaf participa en el Marcet Soccer Camp del Líbano y gana una beca para formarse durante dos semanas en Barcelona.

Fue su primo quien le comentó que Marcet estaba a punto de desembarcar en el Líbano. Era octubre de 2018 e Ibrahim Khalaf ya jugaba en Al Ahed, el mejor equipo del país. “En cuanto supe que Marcet iba a organizar un Soccer Camp en mi ciudad, decidí que quería probarlo. Sabía que el nivel de esta academia era más alto con respecto a lo que estaba acostumbrado y no me lo pensé dos veces”.

Ibrahim es delantero centro y lo que mejor sabe hacer es regatear y disparar a puerta. Dio prueba de ello en el Marcet Soccer Camp (MSC) al que se apuntó. “Al final del curso me comunicaron que había sido el mejor de entre todos los participantes en mi categoría [2004]. El premio fue una beca para formarme en Barcelona durante dos semanas. No dudé en aprovechar esta oportunidad única para desarrollar mi carrera de futbolista”.

“No dudé en aprovechar esta oportunidad única para desarrollar mi carrera de futbolista”

Casi un año después del MSC, Ibrahim sigue guardando el recuerdo de esa experiencia que le abrió las puertas de España. “Hicimos muchísimas actividades, fue muy intenso. En mi club nunca había corrido tanto”, explica el delantero libanés, que en los meses siguientes intentó aplicar sobre el terreno de juego los consejos recibidos durante esos días: “Los analistas me dijeron que tenía que trabajar sobre mi posición, pensar en cómo tengo que moverme en el campo o en qué zona tengo que quedarme…”

Ibrahim Khalaf durante una sesión de entrenamiento de la Marcet Talent Cup.
Ibrahim Khalaf durante una sesión de entrenamiento de la Marcet Talent Cup.

“Al comienzo del MSC nos dijeron que nos iban a evaluar a fondo y que luego nos enviarían las estadísticas y los resultados de las observaciones realizadas. Aún tengo estas rúbricas guardadas en mi móvil”, comenta Ibrahim con una sonrisa poco antes de empezar un entrenamiento en la sede central de Marcet.

Lo que más me ha sorprendido en Barcelona son las sesiones de entrenamiento en la playa. Para mí es una gran novedad. Me gustan mucho, porque la arena dificulta los movimientos y hace que la musculatura se desarrolle más. En la Talent Cup estamos haciendo muchos entrenamientos técnicos, tácticos, físicos… Al comienzo fue duro, porque es un curso muy intensivo, pero descansando bien me he podido acostumbrar a ese ritmo. Sin duda será una experiencia muy útil. Mi resistencia física mejorará y seré un mejor futbolista“.

Compartir