Ilya Mikheev llega a la cantera del Krylya Sovetov Samara tras estrenarse en la Segunda División rusa con el Lada Togliatti.

“Todavía recuerdo mi primer partido en Segunda División. Me había costado hacerme un hueco en el 11 titular. Sentía que por fin el entrenador confiaba en mí, pero me tocó estrenarme en un encuentro bastante complicado. A mediados de la primera parte logré robar una pelota y dar la asistencia del único gol del encuentro. Ganamos. Fue un momento muy importante en mi carrera profesional. Y en mi vida también.”

Pocos meses antes de estrenarse con el Lada Togliatti en la Segunda División rusa, Ilya Mikheev estaba en España. Jugaba con el Juvenil del Hércules en División de Honor, equipo al que había llegado tras cumplir un ciclo formativo de tres años en la Academia de Alto Rendimiento Marcet. “En ese periodo mejoré muchísimo y estoy convencido de que es precisamente por eso que logré dar el salto al fútbol profesional”.

“En marcet mejoré mucho. creo que es por eso que logré dar el salto al fútbol profesional”

“Mi padre encontró a Marcet por Internet”, recuerda el mediocentro ruso. “Tenía claro que en mi país no podía progresar, así que decidí probar un campus de verano en Barcelona. Me gustó, porque en los entrenamientos siempre había pelota. No eran tan físicos como en Rusia. Eso hizo que me mudara a Barcelona para empezar el Programa Profesional. Acabé progresando técnica y físicamente. Pero sobre todo me enseñaron mucho a nivel táctico”.

La experiencia de Ilya con el Lada Togliatti marcó un antes y un después en su carrera. “El mediocentro ruso siempre soñó con llegar al fútbol profesional, y dar ese salto fue una “enorme satisfacción”. Sin embargo, una lesión de rodilla le impidió renovar su contrato. Ilya recaló entonces en la cercana ciudad de Samara. “Fiché por el Sub-21 del Krylya Sovetov. Es un club importante, que compite en la Premier League rusa. Me encuentro muy bien aquí, porque mi entrenador jugó en Holanda y tiene una filosofía táctica parecida a la española”.

Ilya se sabe mover bien con el balón entre sus pies, porque tiene técnica y buena visión de juego. Su habilidad en el robo de la pelota le convierte en un mediocentro completo. Se siente más cómodo jugando en el medio, como pivote o mediapunta, pero en el Krylya Sovetov también se está desempeñando como extremo. “He llegado aquí tras mi experiencia en Segunda División, y por eso me siento seguro de mí mismo. Soy titular en todos los partidos y me encuentro muy bien, en plena forma. La temporada está siendo muy positiva para mí”.

Pero Ilya ya piensa en el futuro. “Mi objetivo es seguir progresando, tanto en el fútbol como como persona. Los estudios también son importantes, y creo que tengo los papeles en regla para cumplir todos mis objetivos. Ya veremos qué oportunidades vayan surgiendo”.

Compartir