José Jiménez Pinzón llega al Molloy College tras dos años en el Programa Profesional Marcet.

Desde que empezó a jugar a fútbol, José Jiménez Pinzón tenía un objetivo claro en su cabeza: obtener una beca para estudiar en EEUU y poder así compaginar formación deportiva y formación académica. Su sueño se convirtió en realidad en el curso 2020-21, cuando el mediocentro colombiano empezó su andadura en el Molloy College de Rockville Center, en Nueva York.

“Marcet me dio el empujón definitivo que necesitaba para dar ese salto”, explica José, que llegó a Barcelona en 2017. “Tenía 13 años y buscaba un curso de verano para poder progresar, ya que en esa temporada nunca me entrenaba. Me gustó mucho el ritmo, el nivel, la exigencia… Después de esas dos semanas supe que necesitaba más de Marcet si quería llegar a ser futbolista”.

“En Barcelona Entendí lo que le hace falta a un futbolista para rendir y tener minutos en un equipo”

Así, el año siguiente José se apuntó al intensivo de Semana Santa. “Durante ese curso tuve la oportunidad de participar en la Oviedo Cup. La experiencia me gustó mucho y de ahí me apunté al Programa Profesional. Estuve en Barcelona dos años y medio, lo que me permitió formarme deportiva y académicamente. Si no fuera por Marcet, no creo que ahora estaría en el Molloy College”.

Decir que el mediocentro colombiano ha visto mundo es quedarse cortos. José ha vivido en países tan distintos como Inglaterra, Emiratos Árabes Unidos, Angola, Indonesia o Egipto. “Pero en ninguno encontré algo que se parezca a Marcet. Esta academia es un lugar único en la forma de preparar a sus alumnos. En Barcelona aprendí la intensidad, el ritmo, la constancia… Y logré ser un jugador consistente. Entendí lo que le hace falta a un futbolista para rendir y tener minutos en un equipo”.

José Pinzón durante un entrenamiento en Barcelona.
José Pinzón durante un entrenamiento en Barcelona.

Durante su etapa en España, José pudo enfrentarse a equipos como Atlético Madrid y Sevilla, además de muchos otros conjuntos de División de Honor. “Mis mejores recuerdos vienen de los viajes que hicimos a diferentes partes de España. Pude conocer la cultura de este país y enfrentarme a los mejores equipos de cada región que visitaba. Eso me hacía sentir como un jugador profesional”.

“el sistema americano es parecido al de marcet, porque logra compaginar estudios y formación académica”

Marcet me enseñó a ser un estudiante dentro y fuera del campo. Me enseñó  a poner en práctica todo lo que aprendía, a utilizar todos los recursos que esta academia ponía a mi disposición”, explica el jugador sudamericano, que gracias a sus avances pudo ganar la beca que tanto deseaba. “Mi idea siempre había sido llegar a jugar en la División 3 de EEUU, pero Marcet hizo que llegara a la División 2, a la que accede solo el 6% de los jugadores”.

Al fin y al cabo, la realidad que José se ha encontrado en Nueva York no es muy distinta de la que se encontró en Barcelona. “El sistema americano es muy parecido al de Marcet. En ambos casos el objetivo es apostar tanto por la formación académica como por la formación deportiva. En el Molloy College puedo estudiar sin dejar de lado el fútbol. En mis últimos dos años de universidad también tendré la opción de jugar en División 1. Eso para mí es un sueño“.

 

Compartir