Kenny Ongkowijaya compagina fútbol y estudios en EEUU tras dos años en Marcet.

Kenny siempre ha sacado buenas notas. Sin embargo, no es su brillante expediente académico lo que le ha permitido obtener una beca para estudiar en EEUU. Es gracias al fútbol que el mediocentro indonesio está hoy matriculado en el Davis & Elkins College, un centro universitario situado en Virginia del Oeste.

“Es mi tercer año en EEUU”, recuerda Kenny Sebastian Ongkowijaya. “El primero lo cursé en la Universidad de Providence, en Montana. Allí jugaba con los Argos en la liga NAIA, mientras que ahora compito con los Senators en la NCCAA, el otro gran campeonato universitario de EEUU. Cuando termine mi carrera de Ciencias del Deporte quiero dedicarme al fútbol como profesional “.

Para alcanzar este objetivo, Kenny llegó a la Academia de Alto Rendimiento Marcet en la temporada 2016-17. Tras dos años de formación en Barcelona, él y su familia consideraron que EEUU era el escenario más interesante para que el mediocentro pudiera seguir estudiando sin dejar el fútbol. “La verdad es que nunca había pensado en esta posibilidad. Nos la plantearon desde Marcet, y poco a poco empecé a entender que con este plan podía sacarme la carrera y, a la vez, jugar en una liga competitiva”.

“es mi nivel futbolístico lo que me ha permitido entrar en el sistema universitario de EEUU”

A día de hoy, ningún país como EEUU permite compatibilizar formación académica y deportiva de manera efectiva. En el sistema norteamericano, no hay que renunciar al fútbol para seguir estudiando. Al revés, un buen desempeño en el terreno deportivo sólo aporta ventajas en términos académicos, como demuestra la beca ganada por Kenny. “Es mi nivel futbolístico lo que me ha permitido entrar en el sistema universitario estadounidense”, explica el jugador indonesio, aludiendo al proceso de selección que siguió para poder matricularse en EEUU, donde los ‘College’ conceden ayudas económicas en función del nivel deportivo de los candidatos.

Tras dos años en Barcelona, Kenny tenía todos los requisitos para hacerse con una beca de este tipo. “Marcet me permitió mejorar mi fútbol, pero también me ayudó a adaptarme a un contexto cultural diferente y me dio la oportunidad de conocer a mucha gente de todo el mundo. Sigo en contacto con muchos de ellos, y de todos aprendí muchísimo”.

Kenny no sabe dónde jugará en el futuro, pero tiene una hoja de ruta clara para llegar al fútbol profesional. Tanto que en verano, en lugar de descansar, busca equipos para competir. Lo hizo en 2018, cuando se sumó a la disciplina del SYA Pro U23. Y volvió a hacerlo el año siguiente, en las filas del High Desert Elite FC. “Es una oportunidad para ganar hacer experiencias, abrir nuevas perspectivas y seguir aprendiendo. En las ligas de verano puedo competir no sólo contra equipos universitarios, sino también contra clubes de todo el mundo. Lo importante, ahora mismo, es seguir preparándome para el futuro. Tanto con los libros como con la pelota”.

 

Compartir