Giorgi Khabuliani marca la diferencia con la Selección de Georgia y ficha por el Besiktas.

La llamada de la Selección marca un antes y un después en la carrera deportiva de un futbolista. Así lo siente Giorgi Khabuliani, que no esconde su “orgullo” al poder vestir por primera vez la elástica de su país: “Estoy feliz, porque he alcanzado mis objetivos y ahora estoy entre los mejores jugadores de Georgia. A partir de ahora empiezo a tener oportunidades en el fútbol profesional. No tengo que desaprovechar esta ocasión”.

Georgi llevaba toda la temporada en la Academia de Alto Rendimiento Marcet y considera que su estancia en Barcelona fue clave para que la Sub-15 le convocara. “Aquí he aprendido lo que es el fútbol de verdad. Antes no era un buen jugador. Tenía demasiados defectos y también estaba pasado de peso. Pero en Marcet me mentalicé, tuve paciencia y empecé a mejorar. En Georgia hay mejores futbolistas que yo, pero yo me estoy entrenando en España, y eso acaba marcando la diferencia“.

“Estoy feliz por HABER alcanzado mis objetivos y ESTAR entre los mejores jugadores de Georgia”

El delantero del país caucásico llevaba todo el año trabajando objetivos personales no sólo con su entrenador, sino también con el analista de su equipo. Unas sesiones que se intensificaron durante la semana anterior a su estreno en las filas de la Selección. “Trabajamos mi posición en el campo, estudiamos mis fortalezas y debilidades, analizamos mis jugadas una a una… Así entendí todo lo que tengo que hacer en mi posición, cómo he de moverme en el campo, qué desmarques debo utilizar…“.

Giorgi también agradece haber tenido a un psicólogo deportivo a su disposición. “Hubo una temporada en la que pasé por una mala racha. No me salían las cosas y no marcaba goles. Héctor [Canyelles] me ayudó muchísimo, dándome buenos consejos sobre cómo gestionar mis sensaciones durante los partidos. Gracias a él superé ese momento de debilidad y volví a marcar como antes”.

Giorgi Khabuliani dispara a portería durante una partido con Marcet.
Giorgi Khabuliani dispara a portería durante una partido con Marcet.

De cara a la concentración con la Sub-15, Giorgi volvió a reunirse con el psicólogo para estudiar cómo afrontar esta importante cita. “Me dijo que con la Selección no tengo que actuar de forma distinta. Tengo que jugar como lo hago aquí en Barcelona, sin ponerme nervioso.  Y eso es lo que haré”, prometió el delantero justo antes de viajar a su país, donde cumplió su palabra en el partido que disputó contra Turquía, en el que no sólo provocó la falta que ocasionó el 1-0, sino que marcó el 2-0 definitivo.

Un estreno de película para un jugador que ya está convirtiendo sus sueños en realidad. Tanto es así, que su actuación contra Turquía no pasó desapercibida en Estambul, toda vez que el Besiktas se fijó en Giorgi a finales de 2020. “Contactaron conmigo y me invitaron a probar con ellos”, recuerda el delantero, que a sus 16 años ya se entrena con el segundo equipo del club turco, el Sub-19: “He alcanzado un gran objetivo. Estoy muy feliz y haré todo lo que esté en mis manos para que también mis fans y mi familia sean felices”.

 

Compartir