El banquillo de España cambia de dueño un día antes de que empiece el Mundial. ¿Qué consecuencias sufrirá el vestuario?

Antes el inesperado anuncio del fichaje de Julen Lopetegui por el Real Madrid. Luego, la destitución del seleccionador español y el nombramiento de Fernando Hierro. “Teníamos que tomar esta decisión”, anunció en rueda de prensa Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). El resultado es que el banquillo de la Roja cambia de dueño un día antes de que empiece el Mundial.

¿Qué consecuencias sufrirá el vestuario de la Selección? ¿Se podría haber gestionado de otra forma la marcha del técnico guipuzcoano? Sus compañeros de profesión en Marcet intentan contestar a estas preguntas en un momento de incertidumbre máxima sobre el futuro de la Selección.

“Todo ha sido inesperado y ha habido mucho secretismo”, comenta Felipe Ragel Mármol, técnico en la Academia de Alto Rendimiento Marcet. “La verdad es que es un tema complejo. Por un lado, la Federación tenía que destituir a Lopetegui, porque el seleccionador acababa de renovar su contrato y no cumplió su palabra. Por otro lado, su despido no es la mejor opción a nivel deportivo. Sobre todo dos días antes de que España se enfrente a Portugal en Sochi”.

“Hay que preguntarse si la FEDERACIÓN está poniendo su orgullo por encima de lo que le viene mejor a la Selección”

Comparte esta preocupación Pere Tarradellas, entrenador del Marcet A: “Lopetegui llevaba dos años trabajando con los jugadores, él mismo les había seleccionado. Además los resultados le estaban acompañando. Está claro que un cambio de este tipo, por cómo se ha producido, puede suponer un problema dentro de la plantilla”.

Ragel explica por qué: “Los colaboradores más estrechos de Lopetegui le seguirán y también abandonarán la concentración. Antes del nombramiento de Fernando Hierro, durante unas horas no se sabía quién se estaba encargando de los entrenamientos, de las charlas, de la preparación física…”. Cuando se marcha un técnico, no se marcha sólo un hombre, sino todo su equipo. Es un cambio de dimensiones enormes. Aún más por el momento en que se da. “Hay que preguntarse si la RFEF está poniendo su orgullo y sus valores institucionales por encima de lo que le viene mejor a la Selección en este Mundial”.

“LA DESTITUCIÓN NO SE DEBE AL FICHAJE POR EL MADRID EN Sí, sino a cómo se ha gestionado la cuestión. la rfef se sintió traicionada”

Carlos Rivero, director del Programa Profesional Marcet (MPEP), cree que también es importante respetar el cargo de seleccionador nacional: “Lopetegui no estaba en cualquier sitio, y además acababa de renovar. Millones de españoles depositaron su confianza en él. Dignificar el puesto de seleccionador significa también saber que decir que ‘no’ a todo un Real Madrid. También de cara a la propia afición merengue, que suele identificarse mucho con el combinado nacional”.

Pero quizá el fondo de la cuestión esté en las formas. “No creo que la destitución de Lopetegui se deba a su fichaje por el Madrid. No ha sido el hecho en sí, sino cómo se ha llevado a cabo toda la cuestión”, explica Tarradellas. “Ha pesado mucho que la Federación se enterara del fichaje escasos minutos antes de que el Real Madrid lo anunciara a la prensa. La RFEF se sintió traicionada. Si Lopetegui lo hubiera llevado de forma más natural, probablemente no habría habido problemas”.

 

Compartir