Vino a Marcet desde Guatemala para dar el salto al fútbol profesional. Ahora Juan Chang comparte vestuario con jugadores que han disputado Mundiales.

Juan Chang acaba de ser fichado por el Canterbury United FC y no esconde su felicidad: “Gracias a Dios ahora tengo la oportunidad de estar en la Premier League de Nueva Zelanda. Estaré eternamente agradecido a la Fundacion y a J. Marcet por haberme puesto en la órbita del futbol internacional. Sin duda, sin la ayuda de ambos no estaría donde estoy ahora”.

Juan empezó a jugar a los 13 años en Guatemala. A los 16 vino por primera vez a Barcelona para participar en la Academies’ World Cup of Football. Una experiencia que aún considera fundamental, ya que le ayudó “inmensamente” para llegar “preparado” a Estados Unidos, donde el delantero centroamericano jugó en la Liga Universitaria y en la First Division de la NCAA.

Después de volver a Guatemala para vestir la camiseta del Antigua GFC y el Aurora FC, Juan decidió regresar a la Fundación Marcet para jugar con el Tecnofútbol. “Fue una etapa en la que aprendí mucho tanto a nivel personal como futbolístico”, recuerda el talento centroamericano: “La Fundacion Marcet me ayudó muchísimo porque me abrió la mente y me hizo entender qué es lo que uno necesita para poder seguir escalando en el fútbol internacional”.

Con la ‘lección aprendida’, Juan no tardó en hacerse notar por varios clubes profesionales. Al final, optó por Nueva Zelanda: “Al comienzo fui fichado por un club de Segunda División. Gracias a Dios, tuve la oportunidad de jugar 17 partidos y anotar 13 goles, poniéndome así en la órbita de varios clubes de Primera Division, hasta que el Canterbury United me fichó”.

El fútbol neozelandés ha sido una agradable sorpresa para el delantero guatemalteco: “Es un futbol muy técnico. En mi equipo tenemos a 5 jugadores de la selección que han estado presentes en Mundiales. Es un futbol muy rápido, exigente y muy enfocado en lo táctico. En nuestra liga hay muy buenos equipos como el Auckland City, que terminó tercero en el Mundial de Clubes disputado el año pasado y ganado por el Real Madrid.”

Así fue como un joven guatemalteco acabó dando la vuelta al mundo hasta llegar a las antípodas de Barcelona, la ciudad que cambió su vida para siempre. “Sinceramente el haber estado en la Fundacion Marcet fue espectacular. Al estar en su país uno no sabe realmente el nivel, las cualidades y lo que representa poder jugar en el futbol internacional”, cuenta Juan, que empieza su penúltima aventura futbolística con el mismo entusiasmo de aquel chico que llegó a la World Cup hace ya más de 10 años.

Compartir