Miguel Soto ficha por el Crystal Palace tras mudarse a Inglaterra con su familia.

Miguel Soto nació hace 15 años en Madrid, pero ya lleva la mitad de su vida en Inglaterra. En 2010 empezó a jugar al fútbol en las filas del Brunete, club en el que estuvo hasta que su familia se tuvo que mudar al otro lado del Canal de la Mancha. En Inglaterra pasó por varios equipos –Windsor Youth, Ascot, Ashted Wanderers– y empezó a aprovechar las vacaciones de Navidad y Verano para formarse en Marcet.

“Principalmente hice cursos intensivos, tanto en Madrid como en Barcelona, pero en 2019 también pude participar en la Oviedo Cup durante las vacaciones de Semana Santa”, recuerda Miguel, que se define como un jugador “eminentemente ofensivo”, con gran visión de juego y facilidad para regatear al rival. Tiene instinto goleador, pero también sabe cómo asistir a sus compañeros, lo que hace de él un delantero moderno y completo.

“Siempre hay que intentar dar el máximo y convertir las dificultades en oportunidades”

En Marcet empecé a dominar el control del balón. También aprendí a trabajar duro y entendí lo importante que es utilizar las dos piernas. Además teníamos sesiones de vídeo en las que nos mostraban lo fundamental que son los valores en el deporte”, explica Miguel, que hoy luce el número 10 en su dorsal del Crystal Palace.

Miguel Soto (de azul) en un partido de Marcet contra el Eibar.
Miguel Soto (de azul) en un partido de Marcet contra el Eibar.

Un ojeador del club inglés se fijó en él en la temporada 2018-19 y le dio la oportunidad de hacer una prueba con ‘Las Águilas’. “Después de haber entrenado en el Development Centre del Crystal Palace, me invitaron a un torneo”, recuerda el delantero español. “Al acabar la competición recibí una propuesta para seguir con este club. La verdad es que fue una decisión difícil, porque en la misma semana también recibí una invitación por parte del Chelsea. Al final decidí confiar en el Palace, ya que su ojeador había creído en mí desde el primer momento”.

Miguel y su familia están ahora ante una importante disyuntiva, ya que por razones de trabajo podrían tener que volver a España. De hecho, ya decidieron atrasar su regreso para permitir que el delantero pudiera seguir su sueño de llegar al fútbol profesional. Y es que no todos los días aparece un Crystal Palace llamando a tu puerta. “Igual en el futuro tendré que buscar equipo en España. De momento, mi objetivo es seguir entrenando y estudiando a tope. Siempre hay que intentar dar el máximo, superarte a ti mismo y convertir las dificultades en oportunidades para ser cada día mejor”.

Compartir