El delantero francés lleva a sus hijos a los cursos intensivos Marcet: ”Para llegar hace falta más trabajo y menos móvil”.

Pocos futbolistas pueden presumir de un currículum tan extenso e impresionante como Nicolas Anelka. A lo largo de su carrera, el delantero francés vistió la camiseta de equipos como PSG, Arsenal, Real Madrid, Liverpool, Manchester City, Chelsea o Juventus. Barcelona es una de las pocas ‘capitales del fútbol’ que no figuran en su historial, pero también es la ciudad en la que el crack parisino está confiando a la hora de formar a sus dos hijos.

“Un buen amigo me dijo que aquí podía encontrar a jugadores de calidad y buenos entrenadores”, explica Anelka mientras observa una sesión de técnica individual en la sede central de Marcet. “He llevado a mis hijos a esta academia porque quiero que mejoren. El fútbol es mundial, pero donde realmente hay calidad es en España, y sobre todo en Barcelona. Marcet es una escuela con muchos alumnos y el nivel es muy, muy bueno. Aquí hay jugadores inteligentes y yo amo el fútbol español precisamente porque tiene calidad y es competitivo“.

“Esta academia tiene a muchos alumnos y el nivel es muy, muy bueno. Aquí hay jugadores inteligentes”

El punta francés, que en la actualidad trabaja como entrenador de delanteros en las categorías inferiores del Lille, no se pierde ni un entrenamiento de sus dos hijos, de 9 y 11 años.”Yo a esa edad jugaba por la calle. Era completamente distinto. No había muchos cursos intensivos de este tipo, donde los chicos se entrenan con jugadores de todo el mundo. Nosotros no podíamos hacerlo, sólo jugábamos con personas de nuestro barrio o de nuestra ciudad”

Nicolas Anelka durante un partido que jugño con la Selección francesa.
Nicolas Anelka durante un partido que disputó con la Selección francesa.

La procedencia internacional de los alumnos Marcet es muy valorada por Anelka. “Es positivo poder ver a jugadores españoles, chinos, americanos… No sólo para conocer culturas distintas, sino también para ver su nivel y hacer comparaciones. Eso es importante para los jóvenes. Es algo que yo de pequeño no tuve la posibilidad de hacer y que quiero que mis hijos hagan”.

Sin embargo, para el ex delantero de la Selección francesa no todo ha cambiado para mejor con el paso de los años. Los avances tecnológicos, por ejemplo, pueden ser un arma de doble filo: “Gracias a las redes sociales, hoy hay muchos más jóvenes que quieren ser futbolistas profesionales. Eso ha generado más competencia y las nuevas generaciones se enfrentan a un desafío aún mayor para poder llegar al fútbol de élite”.

“Para los jóvenes es importante entrenarse y compararse con jugadores de todo el mundo”

En este marco, Anelka se cuida mucho de generar presión añadida sobre sus hijos. “En el mundo del fútbol cada vez hay más dinero, y hay muchos padres que quieren que sus hijos sean futbolistas a toda costa. Es demasiada ambición para niños de 10 u 11 años. A esa edad hay que dejarles vivir el fútbol día a día, de forma simple, sin presionarles. El camino que tienen por delante aún es largo y cuando tengan 15 o 16 años ya podrán empezar a entender si pueden o no llegar a ser profesionales”.

“Cuando se trata de niños, no es correcto pedirles demasiados sacrificios”, advierte el punta galo, que tiene en su palmarés 15 títulos, incluidas dos Premier Leagues, una Champions League y una Eurocopa. “Quizá el único sacrificio que tenemos que pedir a nuestros hijos es que se alejen un poco de los móviles. En mi época no había nada de eso, y era más fácil centrarse en el fútbol. Pero hoy las redes sociales y los videojuegos están quitando espacio al deporte. Así que mi consejo para los jóvenes futbolistas es simple: más trabajo. Si de verdad amáis el fútbol, no es a través de un móvil que vais a ser jugadores profesionales“.

Compartir