Formar futbolistas inteligentes da sus frutos. Lo demuestra el éxito de estos guardametas.

Real Madrid, Atlético de Madrid, Villarreal, Espanyol, Rayo Vallecano, Real Valladolid… Cada vez son más los equipos de Primera División que cuentan con alumnos Marcet en las porterías de sus canteras. Nuestra Academia de Alto Rendimiento -que contó con la colaboración metodológica de un profesional del calibre de Luis Llopis– forma cada año a guardametas de éxito que consiguen hacerse un hueco en los principales clubes de España y que también se están abriendo paso a nivel de selecciones nacionales.

Es el caso de Miguel Ángel Morro, que defiende los colores del Juvenil A del Rayo Vallecano. El portero madrileño empezó a acudir a Marcet a los 12 años de edad y hoy ya ha llegado a debutar con el primer equipo del club franjirrojo. Dice que “es imposible progresar si el fútbol no te hace feliz”. Y si su lema es correcto, entonces Miguel Ángel tiene que sentirse muy contento, ya que también se está convirtiendo en un habitual de las convocatorias a la Selección Española Sub-19.

Lo mismo le pasa a Álvaro Fernández, que con la elástica de la Roja ya ha disputado más de 25 encuentros. Entre ellos, los partidos de una Copa Mundial Sub-17 que se disputó en la India. Una trayectoria impresionante para el actual cancerbero del Málaga, club al que llegó en 2016 después de varios cursos intensivos Marcet, a los que se inscribió a partir de los 10 años de edad.

Álvaro Fernñandez, portero del Málaga y de la Selección española Sub-19.
Álvaro Fernñandez, portero del Málaga y de la Selección Sub-19.

Otro portero que sabe qué se siente al vestir los colores de la Selección es Javier Cendón. Ex alumno del Programa Profesional, defiende que a base de trabajo siempre se puede triunfar: “A veces es muy duro. Piensas que te estás dejando la vida y no sabes si vas a llegar. Pero cuando te dicen que te ficha el Villarreal, que te convoca la Selección Valenciana, que también te convoca la Española… Entonces recuerdas todos los momentos negativos y sabes que al final vale la pena, porque la satisfacción que consigues a través del esfuerzo es más gratificante que nada”.

Quien también tienen posibilidades de llegar a la Selección española es Marcos Ortega Lara. En busca de entrenamientos más exigentes, a los 14 años decidió apuntarse al Curso Anual Marcet para después ser fichado por el Real Madrid, donde en la actualidad defiende la portería del Juvenil C. El año pasado Marcos estaba en el Cadete A del equipo merengue, un sitio ocupado hoy por Rubén Paraíso, otro ex alumno de nuestra escuela de fútbol: “Quería ser un portero profesional y por eso decidí apuntarme a los cursos Marcet. Ahora estoy viviendo mi sueño”.

“QuerÍa ser un portero profesional y por eso decidí apuntarme a los cursos Marcet. Ahora estoy viviendo mi sueño” [R. paraíso]

Mismo sueño, misma ciudad, otro protagonista: Alejandro Fernández, portero del Cadete A del Atlético de Madrid. Empezó a acudir a Marcet en su etapa de Benjamín. Así lo recuerda hoy: “Me enseñaron la disciplina, a entrenar con frío y lluvia, a madrugar, a comunicarme con mis compañeros… Siempre salía al campo contento. Estaba ilusionado”.

“En los clubes dónde había estado hasta ese momento nunca había tenido sesiones específicas para porteros. Marcet en ese aspecto me ayudó mucho”, comenta por su parte Jorge García, hoy portero cadete del Real Valladolid, donde comparte vestuario con otros dos ex alumnos de nuestra Academia, Faysel Hinojosa y Juan García.

Al margen de las canteras de estos grandes equipos españoles, también merece la pena destacar la trayectoria de Félix Clapin-Girard, que fichó por el Juvenil del Granada; de Mario Oronoz, que llegó a entrenarse con las categorías inferiores de la Selección de Puerto Rico; o de Alejandro Torres, convocado por Bolivia.

Edu Frías durante un calentamiento con el RCD Espanyol.
Edu Frías durante un calentamiento con el RCD Espanyol.

Y aún más importante es destacar a los guardametas que ya no se encuentran en canteras, ya que han llegado al más alto nivel como jugadores profesionales. Es el caso de Edu Frías, que fichó por el Espanyol tras cuatro años en Marcet y hoy defiende la portería del segundo equipo del club perico. O de David Soria, actualmente en el Getafe y que ganó una UEFA Europa League con el Sevilla, siendo uno de los protagonistas absolutos de ese triunfo. Y también de María Concha, que ha alcanzado su sueño de jugar en la Primera División de Mexico con los Gallos Blancos de Querétaro.

Pero Marcet no forma sólo a arqueros, sino también a técnicos. Tommy N’Kono, mítico guardameta camerunés que deslumbró al mundo en el Mundial de España 1982, decidió prepararse en nuestra escuela con el objetivo de ser entrenador de porteros en Primera División. Precisamente lo que hace ahora en el Espanyol. Germán Vargas tuvo la misma idea, y llegó a ser técnico en el Saprissa, el club más prestigioso de su país, Costa Rica. Y Miquel Colldecarrera es hoy entrenador de porteros en la cantera del Girona. Estos nombres demuestran que el trabajo duro paga. Y que estar en la primera línea de la investigación en la preparación de porteros inteligentes da sus frutos. Y los seguirá dando.

Compartir