Rimvydas Kiriejevas ficha por el ‘Submarino amarillo’ tras dos años y medio en Marcet.

Como muchos alumnos Marcet, Rimvydas Kiriejevas vino a España para recibir un tipo de formación deportiva que en su país no podía encontrar. El portero lituano aterrizó en Barcelona en verano de 2017. Después de dos años y medio en la Academia de Alto Rendimiento, logró fichar por el Villarreal, club con el que empezó su andadura en enero de 2020.

Los ojeadores del equipo amarillo se empezaron a fijar en él en Oviedo, durante uno de los muchos torneos en los que Marcet participa con el objetivo de que sus alumnos puedan medirse ante rivales de gran calado, poner a prueba todo lo aprendido durante los entrenamientos, mejorar a través de la competición y dejarse ver por los mejores clubes de España y Europa.

“EN marcet siempre sabía exactamente lo que tenía que hacer en todo momento para mejorar”

“Cuando supe que el Villarreal mostró interés por mí fue fantástico”, recuerda Rimvydas. “Me lo comunicó el director deportivo de Marcet, porque fue a él quien contactaron. Saber que un club profesional de ese nivel había valorado positivamente mi potencial me dio una motivación extra para trabajar aún más duro. Ahora estoy muy contento de tener la posibilidad de empezar a mejorar como jugador profesional”.

“En Barcelona progresé sobre todo en el juego con los pies y en la lectura de los partidos”, recuerda el guardameta lituano, que gracias a su buen desempeño también llegó a la Selección de su país. “Fue justo en las últimas semanas antes de incorporarme a la disciplina del Villarreal. Desafortunadamente no pude dar lo mejor de mí, porque aún me estaba recuperando de una lesión que me tuvo apartado tres meses de los terrenos de juego. Espero tener más oportunidades en el futuro“.

De momento, el desafío de Rimvydas es afianzarse en el Villarreal. Experiencia con equipos de nivel no le falta, puesto que en Marcet pudo enfrentarse a clubes como Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla o Manchester City… “En Barcelona llegué a mirar mi forma de jugar desde distintas perspectivas. En Marcet siempre me dieron nuevos objetivos por cumplir, para que en cada entrenamiento yo supiera exactamente qué tenía hacer para progresar. Siempre supe lo que necesitaba para mejorar, en qué tenía que focalizarme“.

 

Compartir