Roland Bocs, habitual de las categorías inferiores de la Selección de Letonia, ficha por el Hoffenheim.

Cuando Roland Bocs completó su primer entrenamiento, entendió enseguida que quería dedicarse al fútbol. El hoy jugador del Hoffenheim solo tenía cinco años, pero tanto él como su familia tenían claro el camino que iba a recorrer. Natural de Riga, el extremo izquierdo pasó por varios clubes de Letonia, pero siempre de la mano del mismo técnico, Andrejs Kolidzejs. Y fue precisamente gracias a este entrenador que Roland llegó a conocer a Marcet.

“En Barcelona tuve mi primera gran experiencia internacional”, recuerda el joven jugador letón. “Andrejs me había presentado a Benito Montalvo, famoso ex jugador del FC Jurmala que estaba organizando en mi país un draft para la Academia Marcet. Participé en ese evento y fui seleccionado para realizar un curso intensivo de dos semanas en Barcelona. Me sentí muy feliz, porque por fin iba a tener la oportunidad de compararme con futbolistas de otros países”.

“en marcet Me sentí muy feliz porque tuve la oportunidad de compararme con futbolistas de otros países”

Pregunta.- ¿Cómo te fue esa experiencia?

Respuesta.- Ese campus fue una de las más grandes aventuras de mi vida. Me encantó la forma de entrenar y de jugar al fútbol. Pero no sólo pude mostrar mis habilidades futbolísticas, sino también mi conocimiento de idiomas. Sé hablar ruso e inglés, y con esas dos lenguas pude conversar con jugadores procedentes de todo el mundo y hacer amigos.

P.- ¿Era todo muy distinto en comparación con Letonia?

R.- Evidentemente la diferencia entre el fútbol de mi país y el español es muy grande. Sólo hay que mirar los rankings europeos para darse cuenta. En países como España y Alemania es todo mucho más difícil, porque el nivel de competición es mucho más alto.

Roland Bocs durante un entrenamiento en Marcet.
Roland Bocs durante un entrenamiento en Marcet.

P.- ¿Cómo llegaste a fichar por el Hoffenheim?

R.- Después de Marcet me fui a Alemania, donde hice unas pruebas para este club. No me esperaba para nada que mi nivel fuera suficiente para poder firmar para un equipo de ese calibre, pero me escogieron a la primera. Pasé por muchísimas pruebas para demostrar mi valor y al final me sentí muy feliz de tener esta gran oportunidad para mi futuro. Me sentí orgulloso de lo que conseguí. Mi familia y mi entrenador trabajaron duro para que yo pudiera llegar hasta aquí.

P.- También te has estrenado en las categorías inferiores de la Selección de Letonia…

R.- Empezaron a convocarme a partir de los 14 años. Una lesión me obligó a saltar un torneo, pero luego pude volver sin problemas con mi Selección. Lo compagino con el Hoffenheim y también con los estudios, porque creo que es importante tener una buena formación académica. Sin eso no puedes llegar a ser un futbolista profesional.

Compartir