La Federación libanesa trabaja con Marcet en un ambicioso programa para potenciar el deporte rey.

La participación en la Academies’ World Cup of Football 2018 ha sentado un antes y un después para la selección del Líbano. A raíz de este gran evento deportivo, la Federación de Fútbol del ‘País de los Cedros’ ha empezado a organizar tryouts y entrenamientos en todo su territorio nacional con el objetivo de formar un combinado que pudiera competir con los mejores equipos europeos. La segunda plaza alcanzada en la World Cup demuestra lo bien encaminado que está este proyecto.

“Llegamos a Barcelona con equipos Sub-12 y Sub-11”, explica Bassem Mohamad, director técnico de la Asociación de Fútbol del Líbano (LFA). “Era la primera vez que competíamos con selecciones formadas por niños tan pequeños. Normalmente los combinados nacionales se forman a partir de los 15 años”.

Una de las selecciones libanesas que participó en la Academies' World Cup of Football 2018.
Una de las selecciones libanesas que participó en la Academies’ World Cup of Football 2018.

La idea de potenciar el fútbol base libanés a través esta iniciativa surgió en los últimos meses. Los responsables de la LFA se reunieron en varias ocasiones con Marcet con el objetivo de subir el nivel de su fútbol. “Teníamos que saber cuál era nuestro potencial con respecto a otros países. La World Cup nos ha permitido entender dónde estamos realmente, qué estamos haciendo bien y en qué tenemos que mejorar”, comenta Mohamad.

“cada año cuatro jugadores y cuatro técnicos libaneses se formarán en barcelona con la metodologia marcet”

El mundo del fútbol libanés recibió con entusiasmo la iniciativa. “Cuando anunciamos la formación de selecciones para jugar un torneo internacional en Barcelona, las peticiones se multiplicaron. De repente había muchísimas familias preguntando cómo y dónde podían apuntarse a los tryouts. Es algo bueno no sólo desde el punto de vista deportivo, sino también para nuestro país en su conjunto, ya que el Líbano lleva años sufriendo un grave conflicto social. Gracias a la World Cup, vimos cómo muchas personas dejaron de hablar de lo que les separa y empezaron a hablar de fútbol“.

Pero la colaboración institucional entre la LFA y Marcet va más allá de esta iniciativa. A partir de septiembre, cuatro jugadores libaneses se formarán cada año en nuestra Academia de Alto Rendimiento en el marco del proyecto Erasmus +, pensado para potenciar la práctica del balompié en países en los que el ‘deporte rey’ todavía está en vías de desarrollo.

Un jugador libanés lanza un penalti durante la final de la World Cup.
Un jugador libanés lanza un penalti durante la final de la World Cup.

“También cuatro entrenadores libaneses viajarán a Barcelona durante 15 días”, explica Mohamad. “El objetivo es que se formen con la metodología Marcet, que sigan los programas de esta Academia y aprendan sus conceptos para después desarrollarlos en nuestro país”. Un programa de becas del que ya han disfrutado jugadores y/o entrenadores procedentes de países como Indonesia, República Dominicana, Singapur, Pakistán, Corea del Norte, Georgia o Kazajistán.

“Es un programa a largo plazo”, comenta el director técnico de la LFA. Pero los primeros frutos ya se están viendo, toda vez que la Federación Libanesa tiene la intención de formar también una selección Sub-10 en los próximos meses. “No sólo eso. La gran novedad es que en septiembre lanzaremos una liga a nivel nacional para chicos Sub-12, Sub-10 y Sub-8“. Una novedad absoluta para un país que ama el ‘deporte rey’ y que, de la mano de Marcet, está empezando a abrirse un hueco en la escena del fútbol internacional.

 

Compartir