Juan Ignacio O’Neill y Mario Oronoz, convocados por la Selección de Puerto Rico tras dos años como alumnos de la Academia de Alto Rendimiento Marcet.

Mario y Juani llegaron a Barcelona en abril de 2014. Su objetivo era aprovechar las vacaciones de Semana Santa para conocer la Academia de Alto Rendimiento Marcet. Tras unos intensos días de entrenamientos regresaron a su país, Puerto Rico, donde hicieron balance de su experiencia europea y se dieron cuenta de que tenían que volver a Barcelona si querían llegar al fútbol de alto nivel. Lo hicieron en septiembre de ese mismo año, cuando empezaron su andadura como alumnos del Marcet Professional Program (MPEP).

Dos temporadas después, Mario y Juani vuelven a dejar Barcelona, pero esta vez con los objetivos cumplidos. Sus nombres están entre los convocados de la Selección Sub-20 de Puerto Rico, que se prepara para competir en el próximo mundial de Corea del Sur. La noticia puso la guinda a dos años formación futbolística de alto nivel, con todos los sacrificios que eso implica.

“No me lo esperaba, fue una sorpresa muy buena, porque uno de mis sueños siempre ha sido jugar para mi país”, comenta Mario Oronoz. Para el guardameta de Guaynabo, que empezó a jugar con seis años, los primeros dos meses en Barcelona fueron difíciles. “No estaba acostumbrado a estar lejos de mi tierra, pero con el tiempo me acostumbré a mi nueva vida y gracias a eso pude progresar en todos los aspectos deportivos. Mejoré en la toma de decisiones, en el posicionamiento. Mi nivel subió mucho, y no creo que me habrían convocado si no hubiera venido a Barcelona“.

Los comienzos tampoco fueron fáciles para Juan Ignacio O’Neill, mediocentro de construcción que empezó su carrera como extremo: “Era la primera vez que dejaba mi familia. Estaba asustado, nervioso. No sabía si las cosas iban a salir bien”. Pero también en su caso las cosas cambiaron pronto y los resultados no se hicieron esperar: “En estos dos años he aprendido mucho… Ahora sé qué me juego en cada entrenamiento. Sé cómo leer los partidos, qué es lo que tengo que hacer en cada momento. Antes me faltaba ese conocimiento”.

Los dos jugadores encontraron en España lo que en su país no podían encontrar. “Marcet ha sido una oportunidad para dar un paso adelante. Sin este periodo de formación no habría tenido los mismos conceptos futbolísticos y el mismo liderazgo que tengo ahora”, señala Juani. ” El nivel futbolístico de nuestro país está creciendo ahora mismo precisamente porque los jugadores están empezando a irse al extranjero”, añade Mario.

Los dos jóvenes puertorriqueños no ven la Selección como un punto de llegada, sino como un punto de partida. “Es una razón más para seguir trabajando para otros sueños”, asegura Mario. “No sólo mis sueños, sino los sueños de todos los puertorriqueños. Es tiempo de llegar a los torneos grandes y trabajar duro para ganar algún torneo importante”.

 

Compartir