A sus 18 años, Víctor Cabañas ya ha sido incluido en una convocatoria para la Copa Libertadores.

A sus 18 años, Víctor Cabañas ya ha sido incluido en una convocatoria para la copa Libertadores. Un auténtico “orgullo personal” para este potente delantero del Cerro Porteño, equipo paraguayo en el que también se desempeña como extremo, tanto derecho como izquierdo.

Pregunta.- ¿Cómo conociste a la Academia Marcet?

Respuesta.- Fue a través de un amigo de mis padres que tenía un hijo entrenando allí. Cuando me preguntaron si me gustaría ir a Barcelona, no dudé en aceptar la propuesta. Desde 2015 a 2018 estuve en el Programa Profesional, donde descubrí mi amor por el fútbol.

P.- ¿En qué sentido? ¿Antes no te gustaba?

R.- Claro que sí, pero vivir el ambiente que hay en España fue muy importante. Antes de ir a Marcet no tenía como objetivo ser jugador profesional, pero en Barcelona las cosas cambiaron. No puedo olvidar todo lo que aprendí, todos los viajes que hicimos a otros países de Europa para participar en torneos, todos los partidos que pude disputar contra grandes equipos. Recuerdo en especial un torneo en Roma en el que jugamos la final contra el Torino.

P.- ¿Qué aprendiste exactamente en Barcelona?

R.- Aprendí la técnica, el poder tener un juego más rápido y fluido, la visión de juego y, sobre todo, la actitud que hay que tener dentro del campo. Fuera del ámbito deportivo, aprendí a manejarme solo a miles de kilómetros de mi casa, por supuesto teniendo siempre la cercana supervisión de los tutores y entrenadores de Marcet.  El Víctor que ha vuelto a Paraguay es muy diferente con respecto al Víctor que viajó a España. Llegué a Marcet como un niño apasionado por el fútbol y regresé a mi país como potencial futbolista.

“Llegué a Marcet como un niño apasionado por el fútbol y regresé a mi país como potencial futbolista”.

P.- No tardaron mucho en fijarse en ti…

R.- Al volver a Paraguay me hicieron una entrevista en un programa de televisión. Un técnico del Club Cerro Porteño la vio y contactó con mis padres para hacer unas pruebas. Así fue como me seleccionaron. Fue algo inesperado y sorpresivo, ya que acababa de volver de España. El hecho de fichar por un club tan importante de Sudamérica me abrió los ojos y me hizo mirar hacia un nuevo horizonte.

P.- ¿Cómo te está yendo la temporada?

R.- A comienzos de 2021 fui seleccionado para formar parte de un grupo que se entrenaba con el primer equipo. Lo tomé como un premio, ya que en ese momento las categorías inferiores no estaban entrenando debido a las restricciones sanitarias. Luego fui incluido en la convocatoria para la Copa Libertadores y, cuando se reanudaron todos los campeonatos, empecé a competí en la categoría Sub-18.

Víctor Cabañas en un partido con el Cerro Porteño.
Víctor Cabañas en un partido con el Cerro Porteño.

P.- Y también te convocó la Selección…

R.- Sí, fui convocado a la Sub-20 para los ciclos de observación con miras a los torneos sudamericanos del próximo año. Estoy jugando todos los partidos y eso me hace sentir feliz y orgulloso, ya que me confirma que el esfuerzo y sacrificio que le pongo a los entrenamientos y partidos en mi club tienen su premio.

P.- ¿Cómo ves el futuro?

R.- Ahora quiero terminar bien el año para así la próxima temporada (o -¿porque no?- antes) tener la oportunidad de entrenar junto a la plantilla principal y poder estar a la par de los que van jugando en el primer equipo. En lo referente a los estudios, este año empecé a cursar la carrera de Comercio Internacional en la Universidad Católica de Asunción. Mi objetivo es llevar adelante los estudios a la par que el futbol.

Compartir