Las ganas de mejorar de Vikentii Voloshyn le han llevado al Dinamo Kiev y la Selección de Ucrania.

Vikentii Voloshyn llegó a Marcet para ampliar sus horizontes y conocer una realidad distinta. Tenía 11 años y desde los seis dedicaba todo su tiempo libre al fútbol. “Jugaba en la cancha, en la calle, en cualquier sitio… Con mis compañeros de equipo, con mis amigos y también solo. Poco a poco el balón se convirtió en mi mejor amigo y no dejé ni un segundo de trabajar para mejorar mis cualidades técnicas y físicas”.

Cuando aterrizó en Barcelona, el mediapunta ucraniano ya llevaba años en la academia del Dinamo Kiev. Pero Vikentii quería seguir mejorando para un día poder llegar al primer equipo y a la Selección. “Veía España como uno de los mejores países en lo que a fútbol se refiere. Por eso confié en Marcet. Quería progresar y ver qué nivel tenían los jugadores españoles de mi edad“.

“Nunca me arrepentí de haber invertido mi tiempo libre para entrenarme en Marcet. Lo disfruté”

“En Marcet estábamos ocupados todo el día”, recuerda el joven talento ucraniano, que también puede desempeñarse como extremo derecho. “Los días eran muy intensos y variados: entrenamientos, partidos, sesiones en piscina, excursiones… Todo era nuevo para mí. Incluso participé en varios torneos, dentro y fuera de España. Recuerdo especialmente un viaje a Turín… Jugamos contra la Juventus, visitamos su flamante estadio y nos proclamamos campeones del torneo. Aún conservo el diploma de esa competición”.

Durante varios años, Vikentii aprovechó sus vacaciones para viajar a Barcelona, tanto en invierno como en verano. “Nunca me arrepentí de haber invertido mi tiempo libre de esta forma, porque entrenarme en Marcet significaba disfrutar. Y mejorar, porque es una de las mejores escuelas de fútbol”.

Vikentii Voloshyn en un partido del Dinamo Kiev.
Vikentii Voloshyn en un partido del Dinamo Kiev.

Pocos meses después de su último curso en Barcelona, Vikentii recibió la llamada de la Selección de Ucrania. Con el tiempo, se convirtió en un habitual de las categorías inferiores del combinado nacional y también reforzó su posición en el Dinamo Kiev. Con 18 años llegó al segundo equipo del club ucraniano y en la temporada 2019-20 está siendo uno de sus protagonistas en la UEFA Youth League, competición en la que ya ha marcado seis goles.

“Siempre he hecho todo lo posible para convertirme en un jugador profesional. Lo hago ahora y lo haré en el futuro”, sentencia Vikentii. “Un futbolista siempre necesita trabajar y encontrar nuevos estímulos para mejorar. Por eso, si en un futuro cercano tendré tiempo y oportunidades, no dudaré en volver a entrenarme en Marcet. Creo que siempre puedo aprender algo más. No hay límites a la perfección”.

Compartir