Tras entrenar en China y Kuwait, Marc Vinyals llega al Departamento de Metodología del Barça.

“La decisión de ser entrenador fue casi inconsciente. Me dijeron que cogiera a un equipo, y así empezó todo. Siempre me había gustado tratar con las personas, y más con los niños. Siempre había ejercido un poco de líder en los equipos en los que había estado… Me gustaba saber por qué se hacían las cosas, averiguar formas para mejorarlas… Y eso me enganchó cada vez más”.

Marc Vinyals llegó a Marcet en la temporada 2019-20. “En ese momento buscaba estabilidad familiar. Venía de un auténtica gira en el extranjero. Había sido director deportivo del Kazma SC, en Kuwait. Luego entrené el Juvenil del Tianjin Tianhai FC, equipo de la Super Liga china. Y también estuve en un proyecto de la Universidad del Deporte de Pekín. Después de pasar tanto tiempo fuera, quería encontrar una oportunidad cerca de casa que me permitiera vivir del fútbol y me ayudara a seguir creciendo. Marcet fue la oportunidad perfecta“.

“En Marcet entendí QUE HAY
QUE CENTARSE EN EL JUGADOR
Y NO SOLO EN EL EQUIPO”

Dos temporadas estuvo el entrenador catalán en esta academia, donde se sumó al cuerpo técnico que gestiona el Programa Profesional, dirigido a alumnos de todo el mundo que vienen a Barcelona para formarse deportiva y académicamente. “Marcet me ayudó mucho a cambiar mi manera de ver el fútbol. La misión de esta academia es centrarse más en el jugador que en el equipo, y eso me hizo ver las cosas de forma distinta. Es lo que más valoro de aquella experiencia. Antes quizá no era capaz de ver qué necesitaba cada jugador, me fijaba más en el grupo. En Marcet entendí que, si no atiendes a la persona y a sus necesidades, al final es precisamente el equipo el que se queda cojo. En este sentido, esta academia me dio mucho”.

Marc Vinyals habla a un jugador Marcet durante un desplazamiento en autocar.
Marc habla a un jugador durante un desplazamiento en autocar.

Otro aspecto muy valorado por Marc durante esas dos temporadas fue la posibilidad de estar al lado de entrenadores, psicólogos deportivos, analistas, preparadores físicos y otros profesionales del mundo del fútbol con el que tenía que colaborar a diario. “Es un contacto constante que te hace mejorar y descubrir nuevos aspectos. Poder contar con tantas personas es un privilegio y te hace mucho más completo“.

Después de esta “experiencia enriquecedora” en Marcet, Marc recibió la irrechazable oferta del FC Barcelona, que le invitó a sumarse a su Departamento de Metodología. “El primer día que entras, te das cuenta enseguida de que estás en un sitio inmenso, donde la exigencia es máxima. Para mí, que soy del Barça desde pequeño, es un sueño cumplido. Tanto que podría considerarlo como un punto de llegada. Sin embargo, también es verdad que siempre necesitamos crecer, soñar, marcarnos nuevos retos. Así que también lo veo como un nuevo comienzo”.

Compartir