Tres padres explican por qué los cursos intensivos abarcan aspectos formativos que van más allá de lo estrictamente deportivo.

“Fútbol”, “idiomas”, “valores”, “amistades”, “diversión”… Éstas son las palabras más utilizadas por los padres de los alumnos Marcet a la hora de explicar por qué llevan a sus hijos a los cursos intensivos de Alta Tecnificación. El vídeo que encabeza esta página refleja las experiencias de tres de ellos. Tanto en las pasadas Navidades como en ocasiones anteriores, ya que todos ellos estaban repitiendo la experiencia.

Éstas frases recogen algunas de sus impresiones:

  • “Es en la intensidad donde más se ve la diferencia entre Marcet y el equipo de mi hijo. Aquí en los intensivos hacen seis horas al día como mínimo. Y ese trabajo se nota cuando Pau vuelve a su club”.
  • “Aquí se enseña un fútbol menos físico, donde priman la técnica y la táctica. Es un tipo de entrenamiento que complementa lo que Diego hace en el París Saint-Germain durante el resto del año “.
  • “A nosotros nos gusta que haya entrenamientos específicos para porteros, algo al que Marc no está acostumbrado en su equipo”.
Ceremonia de entrega de medallas de los cursos de Alta Tecnificación Marcet.
Ceremonia de entrega de medallas de los cursos de Alta Tecnificación Marcet.
  • “Valoro la multiculturalidad de este ambiente. Hay niños de nacionalidades distintas che se entienden hablando el idioma internacional del fútbol”.
  • “Este ambiente hace que los niños se abran a otras culturas. Mi hijo sólo ha venido aquí unas tres semanas en el último un año y medio, pero ya comienza a hablar Español”.
  • “Yo me quedo aquí para ver a mi hijo entrenarse. Me gusta el ambiente. Mi mujer, en cambio, lo aprovecha para visitar Barcelona con unos amigos”.
  • “Como padres, aparte de que crezca futbolísticamente, nos interesa también que crezca como persona. En Marcet también le enseñan valores, así que estamos satisfechos por las dos partes”.

Sin duda el fútbol es la primera razón para acudir a Marcet. Pero alrededor del fútbol es posible construir un entorno formativo que va más allá de lo estrictamente deportivo para abarcar aspectos fundamentales para el crecimiento de los niños, como pueden ser la gestión de las relaciones interpersonales, la adaptación a contextos multiculturales y el desarrollo de la inteligencia emotiva. Todo esto, siempre y cuando los alumnos se lo pasen bien.

 

Compartir